Si despertara hoy

Tal vez sí estoy dormido. Sólo dormido serían tolerables tantos muertos. Sólo dormido podría seguir mi vida sin pensar en cómo mueren los tantos que mueren todos los días.
Si me hubiera quedado dormido en enero de 2006, y despertara el día de hoy, no podría creer lo que veo.
Si me hubiera quedado dormido en enero de 2006, y despertara el día de hoy, no podría creer lo que veo. (Ricardo Figueroa)

Ciudad de México

Si me hubiera quedado dormido en enero de 2006, y despertara el día de hoy, no podría creer lo que veo. Era otro país: había muchas tensiones, todo lo que estaba sucediendo parecía inédito. Al despertar hoy, lo de menos sería la sorpresa de los resultados electorales de ese año y después los del 2012. Lo de más, en cambio, serían las y los muertos. Las miles de personas asesinadas. No hay nada más concreto que los cadáveres a los que nos hemos acostumbrado. Muchos en videos y fotos; algunos en persona. Son tantos los asesinados, que hasta la industria funeraria ha de haber cambiado. Oportunidades de negocio donde antes no las había. Cremaciones más baratas que nunca. Tumbas y espacio para cementerios de tamaños y formas inesperados.

Lee el texto completo aquí.