Transantiago: lecciones de transporte público para la Ciudad de México y la zona metropolitana

Lo primero que podría aprender la CdMx sobre Santiago, es a distribuir el presupuesto en movilidad. En Santiago se destina el 56 por ciento, mientras que la capital apenas destinó el 10.6 por ciento.
La Zona Metropolitana del Valle de México, en 2015, de los fondos federales apenas se destinó el 10.6% a proyectos de movilidad sustentable.
La Zona Metropolitana del Valle de México, en 2015, de los fondos federales apenas se destinó el 10.6% a proyectos de movilidad sustentable. (Jorge Landa)

Ciudad de México

El transporte en la Zona Metropolitana del Valle de México se encuentra fragmentado: el Estado de México y la Ciudad de México planean y operan de forma diferente; es decir, no funciona como un sistema integrado de transporte. Cada sistema de transporte público y cada ruta concesionada operan por separado. Esto se refleja que para andar por la Zona Metropolitana se necesitan diferentes tarjetas de pago del transporte público. El conflicto más grave en la operación se encuentra con los microbuses de la Ciudad de México y de los municipios conurbados del Estado de México, donde cada ruta está constituida bajo el esquema conocido como hombre-camión, donde, a su vez, una persona puede ser la dueña de varios microbuses.

Lee aquí ela rtículo completo.