El archivo te da sorpresas, sorpresas te da el archivo

En los archivos uno no encuentra lo que busca, pero sí lo que no busca. Así me topé con los pagarés de juego del padre de un secretario de Estado, o el acta de nacimiento extranjera de un presidente.
Entre los papeles de un presidente de Estados Unidos descubrí una carpeta vacía que sólo tenía una nota manuscrita.
Entre los papeles de un presidente de Estados Unidos descubrí una carpeta vacía que sólo tenía una nota manuscrita. ( Patricio Betteo )

Ciudad de México

Mi hallazgo más reciente ocurrió en el Archivo Diplomático Genaro Estrada de la Secretaría de Relaciones Exteriores. Buscaba datos acerca de las actividades del embajador ante la OEA, Luis Quintanilla, quien a finales de 1945, por encargo de Ramón Beteta, jefe de la campaña presidencial de Miguel Alemán, dedicó buena parte de su tiempo a la promoción del candidato del PRI en Estados Unidos. Lo hacía pese a que el presidente Ávila Camacho expresamente se había comprometido a que los recursos públicos no serían utilizados para acciones proselitistas. El embajador también contrató un servicio de prensa para recoger notas alusivas a la elección mexicana y a los candidatos, y él mismo empezó a publicar una columna quincenal en el Washington Post para defender a Alemán de los feroces ataques de la prensa Hearst, que aborrecía al aspirante presidencial del PRI.

Lee aquí el artículo completo.