Rubén Darío (1867-1916). Una sed de ilusiones infinita

Verso certero el de Darío. A 150 años de su nacimiento sigue dando de qué hablar, aunque los poetas de hoy no sean ya torres de Dios ni pararrayos celestes ni rompeolas de las eternidades.
Rubén Darío (1867-1916). Una sed de ilusiones infinita
Rubén Darío (1867-1916). Una sed de ilusiones infinita (Izak Peón)

Ciudad de México

El monstruo de la modernidad, el viajero, el diplomático, el aficionado al alcohol y a la buena mesa, el hombre que puso la piedra angular al edificio del modernismo de habla hispana se debate hoy en sus propias páginas como un poeta de la dualidad en quien la ética, el erotismo, la espiritualidad, lo político, lo religioso, lo social, de la mano de formas y temáticas que le hacen tomar distancia del romanticismo, lo mantienen en el cuadro de honor de los poetas, pero lo alejan un tanto de las nuevas generaciones de lectores. 

Leer el texto completo aquí.

JOS