Presupuesto ni participativo ni transparente

En la Ciudad de México, cada año “discutimos” y votamos el destino del 3% del presupuesto de cada delegación en la Consulta Ciudadana sobre el Presupuesto Participativo.
Presupuesto ni participativo ni transparente
Presupuesto ni participativo ni transparente (Estelí Meza)

Ciudad de México

La adopción del Presupuesto Participativo sin duda es una victoria para que la ciudadanía gane terreno en el espacio público, en la identificación de necesidades y en las decisiones del ejercicio presupuestario, pero los beneficios no pueden alcanzarse si, por un lado, no se delibera ni se identifican necesidades y, por otro, si los recursos no se ejercen o ni siquiera se rinde cuenta de ellos. La poca transparencia, los controles laxos de rendición de cuentas y responsabilidad administrativa, el mínimo seguimiento de la ciudadanía y la poca importancia que le dan las delegaciones convierten al Presupuesto Participativo en una caja negra que deriva en problemas de discrecionalidad, clientelismo e, incluso, corrupción.

Leer el texto completo aquí.

JOS