• Regístrate
Estás leyendo: Más allá del machismo
Comparte esta noticia
Jueves , 13.12.2018 / 12:46 Hoy

Más allá del machismo

Los estereotipos de género son parte del problema, pero no son el único. Sin el contexto institucional adecuado, no hay cómo garantizar los derechos.
Publicidad
Publicidad

Por Estefanía Vela

Ilustración: Patricio Betteo

Es común, cuando se aborda la desigualdad de género, referir a una serie de estereotipos que se tienen sobre los hombres y las mujeres, como el “corazón” del problema. La desigualdad de género, se dice, está montada en una visión muy particular sobre las personas, a saber: que el cuerpo con el que naces determina la identidad que adoptas, la personalidad que desarrollas, los intereses que tienes, el papel que juegas y el lugar que ocupas en la sociedad. En México, ningún documento normativo ha capturado de manera tan nítida esta concepción como la Epístola de Melchor Ocampo, que se le leía a las parejas al momento de casarse: el hombre es fuerte y valiente y la mujer es débil, delicada y sensible y, por lo mismo, a él le toca la protección, el alimento y la dirección; mientras que a ella la obediencia, el consuelo y el cuidado. El hombre tiene un carácter brusco y es a la mujer a la que le corresponde contenerlo. A él le toca manejar el gobierno y el mundo del trabajo y a ella el día a día de la casa, incluyendo, por supuesto, a los niños. Él es sujeto de derechos; ella es, en el mejor escenario, objeto de tutela.

Lee el texto completo aquí.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.