JEP y la memoria

JEP sabía que no existe tradición cultural sin el rescate perpetuo de quienes lo precedieron. Esa tradición —para estar viva— reclamaba lecturas y relecturas, nuevos acercamientos, nuevos enfoques. 
JEP y la memoria
JEP y la memoria (Jonathan Rosas)

Ciudad de México

Ya se ha escrito, y con razón, sobre la erudición de José Emilio Pacheco. El abanico de sus temas y autores, el tratamiento de las corrientes intelectuales y artísticas o de los acontecimientos políticos y culturales es vastísimo y la forma documentada en que los aborda deslumbra a cualquiera. Su prosa transparente, nítida, se encuentra en las antípodas del neolenguaje académico confuso, profuso y difuso. Su bonhomía es singular en nuestra tradición: encuentra y rescata virtudes y aportes incluso en los autores más controvertidos si no es que excluidos del mundo de los bienpensantes (por ejemplo: Federico Gamboa o Salvador Novo). No es una generosidad impostada, menos naíf, sino fruto de su comprensión de los otros, de su contexto político-cultural, sus biografías y resortes anímicos.

Lee el texto completo aquí.