Lo inevitable es que haya sorpresas

Revertir este presente de gobernantes cínicos, ignorantes y ladrones es una tarea brutalmente desesperanzadora pero no imposible para quienes hoy estudian en las universidades.
El mañana de México será resultado de un proceso no planeado.
El mañana de México será resultado de un proceso no planeado. ( Adrián Pérez)

Ciudad de México

No puedo mirar el mañana de México sólo desde mi biografía ni desde la capital del país. Lo que iba a hacer, a parir y a imaginar ya quedó atrás. Mi presente está en la docencia dentro de una facultad. No me tocó el privilegio de ser miembro de un instituto de investigación en la UNAM donde la tarea central no se da frente a un enorme grupo de quienes rondan los veinte años. Los investigadores forman alumnos, sí también, pero a los de posgrado, a los que ya destacaron. Yo me enfrento cada semestre a demasiadas decenas de jóvenes que en su mayoría traen un capital cultural pobre, son muy pocos los que proceden de ambientes familiares favorecidos, son excepciones los que exprimieron a sus maestros de prepas y cecehaches, son contados los que de verdad saben pensar por sí mismos.

Lee el texto completo aquí.