Enfermedad: leer a Heráclito

Algunas ideas perviven. Otras reviven cuando la realidad las llama. La vieja sentencia del viejo Heráclito: "En el mismo río entramos y no entramos, pues somos y no somos (los mismos)".
Enfermedad: leer a Heráclito.
Enfermedad: leer a Heráclito. (Ilustración de Víctor Solís para Nexos)

Ciudad de México

Así como por el río circulan aguas nuevas, el cuerpo que envejece también se modifica. Con frecuencia el río muda por completo: sus aguas siempre difieren. Lo mismo sucede con el bañista: el tiempo lo transmuta. Algunos releen la frase del filósofo griego de otra forma: "No podemos entrar dos veces en el mismo río, pues nuevas aguas fluyen tras las aguas". Con el cuerpo ocurre una situación similar: los años lo cambian, el tiempo agrieta la vida.

Lee el artículo completo aquí.


RSE