• Regístrate
Estás leyendo: Hegemonía y tentación antidemocrática
Comparte esta noticia

Hegemonía y tentación antidemocrática

Aunque por definición la hegemonía no es antidemocrática, la evidencia comparada es clara en el sentido de que la hegemonía tiende a debilitar a la democracia.
Publicidad
Publicidad

Por Gustavo Rivera Loret de Mola

Ilustración: Víctor Solís

El riesgo de una hegemonía en México es que, por más que su origen sea legítimo y democrático, se enfrentará a un contexto institucional débil, donde para ejercer y retener el poder (¿o acaso es para otra cosa?) es tentador echar mano de tácticas antidemocráticas y aprovechar la misma debilidad de las instituciones. ¿O acaso Morena —o, siendo generoso, cualquier partido hegemónico en su posición— tendrá como prioridad facilitar la creación de partidos nuevos, modificar las reglas de la reelección para que la rendición de cuentas sea a los ciudadanos y no a los partidos y construir un servicio profesional de carrera para toda la administración pública?

Lee el texto completo aquí


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.