El mundo que pudo ser

La elección en EU pudo haber implicado una proporción importante del poder económico, militar y demográfico del mundo hubiese estado bajo gobiernos liderados por mujeres. No ocurrió.
¿Qué hace que una mujer pueda atravesar las barreras históricas y convertirse en jefe de una nación?
¿Qué hace que una mujer pueda atravesar las barreras históricas y convertirse en jefe de una nación? (Ilustración de Víctor Solís para Nexos)

Ciudad de México

Solamente 132 mujeres han sido jefas de gobierno de algún país desde 1953. Llegar a la cima del poder político sigue siendo, evidentemente, una labor más ardua para las mujeres que para sus contrapartes hombres por las desventajas estructurales intrínsecas a los arreglos institucionales de todos los países: llegar a la boleta implica transitar las trabas de la política partidista. A pesar de décadas con mecanismos como cuotas de género en los parlamentos, que buscan nivelar el terreno de juego para los géneros y de tres (o cuatro) olas de feminismo, el poder político sigue siendo mayoritariamente ejercido por los hombres. ¿Qué hace que una mujer pueda atravesar las barreras históricas y convertirse en jefe de una nación?

Lee el artículo completo aquí.


RSE