Estados de ánimo y cambio social

Para los habitantes del siglo XXI, la crisis política global, la falta de credibilidad en la gobernanza, la irritación económica son como una losa que deben sostener en medio de un pantano. 
En esas tierras movedizas tienen que echar mano de los estados de ánimo para poder participar de un mejor humor social.
En esas tierras movedizas tienen que echar mano de los estados de ánimo para poder participar de un mejor humor social. (Estelí Meza)

Ciudad de México

Los estados de ánimo no son un fenómeno individual; siempre están sintonizados con el humor social de nuestro tiempo. El humor social es una evaluación de la manera en que van las cosas para la sociedad como un todo, de las posibilidades abiertas para la sociedad en conjunto. Si un mal estado anímico predomina en la mayoría de los individuos es porque hay un mal estado anímico en la sociedad como un todo. El fenómeno Trump en Estados Unidos es expresión de humores sociales extendidos y compartidos: desconfianza y resentimiento. Hay un estado anímico de desconfianza en la gobernanza y en los gobiernos, especialmente en su capacidad para resolver problemas de relaciones globales.

Lee aquí el artículo completo.