Contra las visiones apocalípticas

Contra las visiones apocalípticas, creo que deberíamos tratar de distinguir entre aquello que debemos preservar, lo que hay que reformar y lo que debemos intentar desterrar.
Sería bueno transitar a un régimen parlamentario porque ofrece un cauce más productivo a la pluralidad política equilibrada que habita en los cuerpos legislativos.
Sería bueno transitar a un régimen parlamentario porque ofrece un cauce más productivo a la pluralidad política equilibrada que habita en los cuerpos legislativos. (Ricardo Figueroa)

Ciudad de México

Quisiera que en el futuro México siguiera realizando elecciones periódicas, con un sistema de partidos arraigados y representativos, motor de fenómenos de alternancia, de vigilancia mutua, de congresos en los cuales cristaliza la diversidad, con gobernadores que tienen que convivir con presidentes municipales de formaciones políticas distintas y con un presidente que lo hace con gobernadores de diferentes colores; todo ello junto a una expansión y fortalecimiento de las libertades. Un país en el que su pluralidad política pueda expresarse, recrearse, convivir y competir de manera pacífica e institucional. Todo eso se construyó hace poco. Existe, aunque con marcadas deficiencias. Hay que preservarlo por lo menos.

Lee aquí el texto completo.