La perenne desigualdad

Sólo del reconocimiento explícito de los extremos de injusticia, desprotección y violencia a que ha llegado México es donde puede erigirse un auténtico entendimiento nacional.
En México se llegó a observar una participación salarial alrededor de 45% a mediados de 1970.Hoy esta participación no rebasa el 25%
En México se llegó a observar una participación salarial alrededor de 45% a mediados de 1970.Hoy esta participación no rebasa el 25% (Víctor Solís)

Ciudad de México

Frente al desplome de la creencia en la eficiencia y autorregulación de los mercados financieros, podría recobrar vigencia y legitimidad la propuesta de una acción estatal renovada, en donde la ecuación mercado-sociedad estuviese regida, como se ha dicho, por la centralidad de la igualdad como principio ético normativo y como objetivo del vuelco estructural. Cambiar los términos de esta cultura de la satisfacción, darle prelación a la igualdad desde la democracia supone una profunda reforma del Estado que debe impulsarse en, desde, a través —y si es necesario— frente al Estado mismo.

Lee el texto completo aquí.