De Big Macs y nuevos sindicalismos

La defensa del salario es fundamental, pero para conseguirla necesitamos nuevos sindicalismos y nuevas formas de regular capitales.
La defensa del salario es fundamental, pero para conseguirla necesitamos nuevos sindicalismos.
La defensa del salario es fundamental, pero para conseguirla necesitamos nuevos sindicalismos. (Ilustración: Patricio Betteo)

Ciudad de México

En Dinamarca, por ejemplo, un empleado puede comprarse una Big Mac con 16 minutos de trabajo, mientras que en el Reino Unido, con su nueva alza al salario mínimo, se requirirán 18 minutos de trabajo poder comprarse la hamburguesa. De los países plasmados en la gráfica, México tiene el coeficiente Big Mac más bajo: acá se requieren 280 minutotes de salario mínimo para ganarse una Big Mac. En México hay que trabajar casi cinco horas a salario mínimo para comprarse una.

Lee el artículo completo aquí.