La antorcha de la protesta. Dario Fo (13.10.2016)

Es casi (y hasta sin casi) un aventón simbólico. El mismo día que muere Dario Fo, a las pocas horas se le concede el Nobel a Bob Dylan. La antorcha de la protesta queda en buenas manos.
A título personal recuerdo su conferencia de prensa en la feria del libro de Fráncfort del Meno, el miércoles 15.10.1997, una semana después de la concesión del Nobel.
A título personal recuerdo su conferencia de prensa en la feria del libro de Fráncfort del Meno, el miércoles 15.10.1997, una semana después de la concesión del Nobel. (Michale Edwards. Bajo licencia de Creative Commons.)

Ciudad de México

Uno de los dramas del gran Pirandello, su antecesor en el Nobel, se titula Vestir al desnudo; lo que Dario Fo se propuso fue siempre lo contrario, desnudar lo vestido, lo tapado con el manto de purpurina (no de púrpura) de la respetabilidad burguesa, de la beatería meapilas, del tácito contubernio entre la política y la Mafia, amén del Vaticano, ese cónclave de payasos que quiso anatemizarlo como bufón, ¡tan luego ellos!... Jamás cejó en su batalla contra los molinos de viento a sabiendas de que lo eran, y no gigantes disfrazados, nunca bajó la guardia a pesar de los procesos a que le sometieron y las amenazas que hubo de sufrir y que culminaron en el secuestro, violación y tortura de su esposa.

Lee aquí el artículo completo.