Repensar Ciudad Universitaria como Reserva de la biósfera. Una respuesta para proteger el Espacio Escultórico

El Espacio Escultórico no es ni una escultura ni un área de conservación ambiental; es algo más complejo que se deriva, precisamente, de las relaciones ecológicas entre elementos que lo componen.
Lo cierto, no obstante, es que el Espacio Escultórico es una combinación de ambas: un volcán de cemento sobre una plancha de lava.
Lo cierto, no obstante, es que el Espacio Escultórico es una combinación de ambas: un volcán de cemento sobre una plancha de lava. ( Eneas de Troya. Bajo licencia de Creative Commons.)

Ciudad de México

La idea original del Espacio Escultórico era fusionar el arte con la naturaleza en lo que hoy se conoce como Land Art. Fue el escultor Federico Silva quien le propuso, en 1977, al entonces Coordinador de Humanidades, Jorge Carpizo, hacer una obra artística que impulsara a la escultura, "que estaba un poco rezagada en México en ese momento". El principio fundamental del Land Art es alterar el PAISAJE con un sentido artístico, para producir sensaciones y emociones en el observador. Esto se logra gracias a que la intervención artística en el paisaje pone en evidencia la relación que la humanidad tiene con el medio ambiente y sus recursos biofísicos. Para el artista de Land Art, el paisaje es su lienzo. De esta manera, no es equivocado decir que en el Espacio Escultórico el arte se convierte en paisaje y el paisaje deviene en arte.

Lee aquí el artículo completo.