Agua que corre

Soy un río triste. Agua que corre quiero ser otra vez. Atoyac.
Agua que corre
Agua que corre (Gonzalo Tassier)

Ciudad de México

Agua que corre: Atoyac. Así llamaron a mi cauce, los antepasados. Agua que baja de los montes, fui claro tantos años que era impensable imaginar el infortunio. Se acercaban los niños hasta hundirse en mi luz. Con los pies desnudos anduvieron sobre las piedras, acariciándolas, durante siglos, como yo. Y todo era posible en ese juego de pies y piedras, enlazados en mí, confiados a mi estirpe de cristal, al ruido de mi agua humedeciendo los oídos del mundo.

Lee el texto completo aquí.