Réquiem por Umberto Eco

El peso de las palabras es algo que Umberto Eco defendió por sobre todas las cosas.
Se ha anunciado que la próxima semana será presentado el libro en el que se encontraba trabajando, al lado del editor Mario Andreose: Pape Satàn Aleppe. Crónicas de una sociedad líquida.
Se ha anunciado que la próxima semana será presentado el libro en el que se encontraba trabajando, al lado del editor Mario Andreose: Pape Satàn Aleppe. Crónicas de una sociedad líquida. (Bogaerts, Rob / Anefo - Nationaal Archief Fotocollectie Anefo)

Ciudad de México

El martes próximo, los restos de Umberto Eco serán trasladados a los jardines del Castillo Sforzesco de Milán, un lugar que al semiólogo piamontés le gustaba mirar desde la ventana de su casa, mientras fumaba el primer cigarrillo del día o sostenía el último whiskey de la jornada. La laboriosidad rigurosa de este escritor, filósofo y maestro, con más de medio centenar de ensayos publicados y ocho novelas, fue interrumpida por los malestares del cáncer el martes pasado. Se levantó de su mesa de trabajo y se retiró a sus aposentos, donde permaneció hasta que finalmente ayer, viernes 19, murió.

Lee aquí el artículo completo