Longeva, parchada y deformada: Qué hacer en 2017 con la Constitución de 1917

Pedro Salazar intenta responder a una pregunta sencilla: ¿Para qué sirve una constitución?
Las constituciones se aprueban, se interpretan y se aplican para transformar la realidad social.
Las constituciones se aprueban, se interpretan y se aplican para transformar la realidad social. (Ilustración: Víctor Solís)

Ciudad de México

La "Constitución mexicana de 1917" ha sido y seguirá siendo un referente en la historia del constitucionalismo mundial. Pero eso —aunque resulte paradójico— no vale para la Constitución mexicana de 2016. La paradoja reside en que, formalmente, se trata de la misma Constitución pero, materialmente, son dos textos muy distintos.

Lee aquí el artículo completo