La violencia diaria en la que nadie cree

La violencia es algo que, de inicio, todo mundo condena. Y, sin embargo, es imposible tener discusiones sobre la violencia en contra de las mujeres sin que alguien objete a ella.
A las denuncias de la violencia en contra de las mujeres se les esgrimen cuatro objeciones típicas que impiden que se le condene una vez que se materializa.
A las denuncias de la violencia en contra de las mujeres se les esgrimen cuatro objeciones típicas que impiden que se le condene una vez que se materializa. (Ilustración: Kathia Recio)

Ciudad de México

A las denuncias de la violencia en contra de las mujeres se les esgrimen objeciones que impiden que se le condene una vez que se materializa. A cada una de estas objeciones la acompañan estereotipos y tropos comunes que hacen que la condena a la violencia sea virtualmente imposible. ¿Cómo, después de todo, condenar lo que no existe, o no es tan grave, o fue fácilmente prevenible de no ser por la irresponsabilidad de quien se llama víctima?


Lee aquí el artículo completo