Tiros en el concierto

Armando Alanís Pulido, el poeta de Acción Poética, escribe en su primer libro de Tusquets sus expresiones urbanas, directo al corazón y a las extremidades de la violencia.
La herencia poética de Armando Alanís es aquella que en la poesía mexicana apuesta por un lenguaje coloquial.
La herencia poética de Armando Alanís es aquella que en la poesía mexicana apuesta por un lenguaje coloquial. (Especial)

Ciudad de México

La herencia poética de Armando Alanís es aquella que en la poesía mexicana apuesta por un lenguaje coloquial, más un ingrediente que permea la vida de nuestro país en los últimos años: la narcocultura como una sombra nefasta y pendenciera que dispara a todo lo que se mueve. En verso, en prosa, en textura de pared, los poemas de Alanís se desplazan a lo largo de este libro en una balacera interminable. Nos hablan de un país lleno de agujeros y de una patria cayéndose a pedazos; pone en evidencia la ya no tan suave patria de López Velarde desde una intertextualidad que lo mismo cubre sus versos con ropas del habla callejera, el lenguaje del narco, los resquicios del pop y las constantes de la narcocultura norteña.

Lee aquí el artículo completo