El matrimonio igualitario y la discusión democrática de los derechos

Lo que está ausente en los debates jurídico-políticos es la fundamentación democrática de nuestras instituciones. Para la derecha conservadora o el liberalismo esta situación no es ningún problema.
El problema no es que luchas ideológicas lleguen por fin al espacio del derecho, tan reacio a los cambios al grado que argumentaciones.
El problema no es que luchas ideológicas lleguen por fin al espacio del derecho, tan reacio a los cambios al grado que argumentaciones. (Ilustración: Víctor Solís)

Ciudad de México

Más allá de la controversia suscitada respecto la iniciativa presidencial sobre matrimonio gay, habría que preguntarnos si elevar el tema del matrimonio igualitario a la discusión política no es una oportunidad para emprender algo que debimos hacer desde hace años. Es momento de arrebatar las tablas de la ley a los juristas y a las Cortes, y devolverlas a la ciudadanía. No sea que al final del camino, en una extraña contradicción performativa, nos descubramos incapaces de sostener el discurso a favor de la igualdad y la inclusión y prefiramos la tiranía de la interpretación de las Cortes.