• Regístrate
Estás leyendo: Robots que miden el riesgo
Comparte esta noticia
Jueves , 21.06.2018 / 10:22 Hoy

Robots que miden el riesgo

La inteligencia artificial podría revolucionar la industria de los seguros. Pero también podría permitirle a los clientes calcular si en verdad necesitan esa protección.

Publicidad
Publicidad

Oliver Ralph

Una de las profesiones más complejas en el mundo corre el riesgo de ser reemplazada por una selfie. La venta de seguros de vida implica una evaluación a profundidad del cliente por un agente de seguros calificado que utiliza modelos actuariales. Esto ya no ocurrirá más.

Lapetus, una startup estadounidense, cree que una selfie puede reemplazar gran parte de eso. Los clientes envían por correo electrónico sus mejores autorretratos y las computadoras hacen el resto, escanean la fotografía y analizan miles de diferentes regiones del rostro.

Buscan información básica como el género, pistas sobre qué tan rápidamente la persona está envejeciendo, su índice de masa corporal y si fuma. Armadas con este y otro tipo de información de los clientes, las computadoras llegan a lo que Lapetus dice es una predicción más precisa de la esperanza de vida frente a lo que ofrecen los métodos tradicionales. Y todo el proceso toma unos minutos.

No sorprende que a la industria de seguros le preocupe el avance de la tecnología y la posibilidad de que la Inteligencia Artificial (IA) revolucione la forma como operan.

“En la IA hemos ido de ida y vuelta durante 15 o 20 años, pero creo que estamos en el punto de inflexión gracias al avance de los algoritmos, el almacenamiento en la nube y el poder computacional”, dice Nick Daffan, director de información de Verisk Analytics, la firma de análisis de datos.

Esto ofrece oportunidades para que la industria mejore la forma como funciona, pero también hay peligros de que se sustituya con máquinas a los especialistas. En el largo plazo, el mayor reto es que las máquinas podrían socavar la industria al darle a los clientes mejores herramientas para decidir incluso si el seguro es necesario.

Según Accenture, la IA fue uno de los temas más populares en la inversión de tecnología del sector de seguros en 2016, capturando más de 500 millones de dólares (mdd) de fondos.


Empezar con lo básico

Por ahora, el impacto de la IA en el sector de seguros ha sido mínimo. “Definitivamente es una fuerza disruptiva, pero puedes contar con los dedos de una mano el número de aseguradoras que lo implementan a escala”, dice Nigel Walsh, socio de Deloitte.

Las aseguradoras dicen que, por el momento, la IA es una herramienta más que una amenaza disruptiva.

El manejo de reclamaciones es otra área que atrae interés. Las aseguradoras dicen que la IA puede mejorar el procesamiento de reclamaciones y ayudar a detectar los fraudes. Fukoku Mutual Life, la aseguradora japonesa, ya lo utiliza. McKinsey pronostica que entre 2015 y 2025 algunas de las aseguradoras de Europa Occidental, reducirán su personal hasta en un cuarto a medida que acelere la automatización.

“El área interesante es usar los datos para predecir mejor los riesgos médicos. Buscamos relaciones que las técnicas tradicionales no necesariamente captan”, dice Andrew Brem, director digital de la aseguradora Aviva.

Aquí es donde se espera que la IA y los grandes datos sacudan a las aseguradoras: no en el procesamiento y servicio al cliente, sino en la capacidad básica como la emisión de un seguro, donde las aseguradoras evalúan -y fijan un precio al riesgo de cada cliente.

TE RECOMENDAMOS: Google Assistant se vuelve más inteligente y llega al iPhone

Las computadoras serán mucho mejor que los agentes de seguros humanos para analizar una gran cantidad de datos nuevos que se crean cada día. “Sin duda, el aprendizaje automático va a sustituir los modelos estadísticos. La cantidad de datos que creamos es asombrosa. Los vehículos de autoconducción crean cuatro terabytes de datos al día. Los modelos estadísticos no pueden manejar esa cantidad de datos”, dice Henry Burton, quien dirige Artelligen, una startup que busca llevar la IA a las aseguradoras comerciales.

El año pasado, Admiral, una aseguradora de coches con sede en el Reino Unido, experimentó con el uso del lenguaje en las publicaciones de Facebook para hacer predicciones sobre el comportamiento mientras se conduce. El uso excesivo de signos de exclamación, por ejemplo, pueden sugerir un exceso de confianza.

Facebook se echó para atrás y abandonó el proyecto, pero Admiral no será la última aseguradora que busque patrones predictivos en lugares nuevos e inesperados. Armadas con una gran cantidad de datos, los expertos dicen que las computadoras podrán evaluar con mucho más detalle qué tanto riesgo presenta cada cliente, y qué tanto se le puede cobrar.

“La promesa que presenta la IA es muy emocionante”, dice Walsh de Deloitte. “Al emitir un seguro, llegas a una situación en la que puedes crear pólizas únicas para cada persona. Es un modelo diferente de negocio si evaluas el riesgo persona a persona”.

Christos Mitas, vicepresidente de desarrollo de modelos del grupo de análisis de datos RMS, dice; “el elemento humano tendrá que estar allí para el futuro próximo”, agrega. “Tienes que capacitar al algoritmo, ¿qué datos le das? ¿Qué restricciones le das? La transparencia es importante y necesitamos saber por qué el algoritmo se comporta de la manera como lo hace”.


Eludir a la industria

Las regulaciones también serán un factor, las aseguradoras tienen que poder explicar la fijación de precios de las pólizas a sus clientes. “La computadora dice esto”, no es una respuesta aceptable, insisten los reguladores. Eso podría ofrecer consuelo a las aseguradoras preocupadas.

Algo que les preocupa más es el riesgo de que los clientes tomen el asunto en sus propias manos. La cuestión de si las máquinas o los seres humanos harán los seguros es irrelevante si los clientes deciden que no necesitan para nada el producto.

Y la IA podría llevar justo a eso conforme las compañías desarrollan sus propias herramientas para analizar el riesgo.

Esto no es ciencia ficción. Los coches de autoconducción son un ejemplo de cómo la tendencia puede crear una enorme diferencia en la industria. Los fabricantes de automóviles, los proveedores de software y las aseguradoras recolectarán datos de los coches autónomos y los usarán para evaluar qué tan peligrosos son esos vehículos y qué cantidad de seguros necesitan. La pregunta importante es qué organización tendrá los datos y la capacidad para analizarlos, y esas no necesariamente serán las aseguradoras”.

Autonomus, un corredor de bolsa, predice que los vehículos de autoconducción serán tan exitosos para la reducción de accidentes que las primas de seguros automotrices en el Reino Unido bajarán 63% entre 2015 y 2060.

Los coches autónomos no son el único ejemplo en el que esto puede hacer una gran diferencia en las compras de seguros. El internet de las cosas, donde los objetos cotidianos están conectados a la red, significa que todo el mundo tendrá acceso a más datos sobre el tipo de riesgos que enfrenta.

Estos abarcan desde los propietarios de las casas que dan seguimiento una fuga de agua, hasta empresas que analizan sus redes de tecnología de la información. Si pueden predecir los problemas de mejor manera y solucionarlos antes de que ocurran, pueden reducir la cantidad de seguros que necesitan.

TE RECOMENDAMOS: De los ataques cibernéticos a la inversión

Mitas es escéptico acerca de qué tan lejos será su alcance. “No creo que tengamos algoritmos para vender a los compradores de seguros”, dice. “Necesitas gente que entienda los datos y los algoritmos. Necesitas expertos en construcción de modelos. No se trata de solo tener los datos, también se trata de saber cómo utilizarlos”.

De cualquier forma, dicen los participantes de la industria, la IA no hará que desaparezcan totalmente los riesgos, y la gente siempre querrá protegerse contra lo inesperado. El ataque cibernético reciente de WannaCry, por ejemplo, puede impulsar la demanda de seguros cibernéticos.

“Los riesgos específicos en una sociedad nunca desaparecerán, ya que siempre hay innovación en la economía”, dice Trevor Maynard, director de innovación de Lloyd’s. “Que los agentes de seguros abracen la nueva tecnología tiene un futuro muy sólido”.



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.