• Regístrate
Estás leyendo: Las zonas industriales de EU siguen fieles a Trump
Comparte esta noticia
Miércoles , 14.11.2018 / 04:22 Hoy

Las zonas industriales de EU siguen fieles a Trump

Partidarios del condado de Macomb, Michigan, que lo impulsaron a la presidencia, pueden ayudarlo otra vez para un segundo mandato.

Publicidad
Publicidad

El condado de Macomb, Michigan, ayudó a Donald Trump a llegar a la Casa Blanca y podría ayudarlo otra vez para lograr un segundo mandato, pues los partidarios locales están encantados con el desempeño del presidente a pesar de un primer año caótico y turbulento.

A principios de diciembre los demócratas celebraron la primera derrota republicana en la carrera por un escaño de Alabama en el Senado en un cuarto de siglo, una victoria que hizo que los demócratas comenzaran a hablar de una reacción contra Trump. Pero en Macomb, en las afueras de Detroit, la opinión es diferente.

El apoyo que tiene Trump entre su base del condado de Macomb, muchos de ellos trabajadores de la industria automotriz, parece tan fuerte como siempre. Hogar de los llamados Demócratas de Reagan, demócratas de clase trabajadora quienes votaron por el republicano Ronald Reagan en 1980, Macomb ahora tiene un nuevo apodo: el hogar de los Demócratas de Trump. Muchos apoyaron al presidente Barack Obama en 2008 y 2012, pero el año pasado dieron un giro por el republicano Trump.

Su fe no se tambaleó por los titulares sobre una posible colusión entre los funcionarios de la campaña de Trump y Rusia en las elecciones, los crecientes escándalos de acoso sexual que revivieron las historias anteriores a la elección sobre la relación que tiene Trump con las mujeres, o que el presidente todavía no cumple con promesas de campaña como la construcción de un muro en la frontera con México.

“Soy el ‘hombre olvidado’ que llevó a Donald Trump a la presidencia, y que la élite mediática y la izquierda dura no puede soportar”, dice Nelson Westrick, de 42 años de edad y líder de equipo en la planta de ejes Ford Sterling en el Condado de Macomb. “Creo que actualmente hay más apoyo para Trump que antes de las elecciones”.

Generalmente se considera que la elección de Trump le dio voz a la gente blanca de clase trabajadora como Westrick, quienes sintieron que las élites políticas de las costas dominadas por liberales con educación universitaria son irrespetuosos con ellos.

Westrick está encantado con los recortes a los impuestos que se aprobaron antes de la Navidad: “Mi familia ahorrará alrededor de 2 mil 900 dólares el próximo año, queremos remodelar nuestra cocina, mi 401k (plan de ahorro para el retiro) está en su nivel más alto jamás, y así fue incluso antes del plan fiscal”.

Pero a pesar de los tatuajes de varios equipos deportivos locales en sus pantorrillas, al menos le encanta que Trump critica a los jugadores de futbol americano que se arrodillan como forma de protesta política cuando tocan el himno nacional de EU. “Soy un aficionado de los deportes muy apasionado, pero cancelé el canal de la NFL, bloquée ESPN, no escucho la radio deportiva ahora (y eso era todo lo que escuchaba)”, dice. El patriotismo es un motor para muchos partidarios de Trump en el condado de Macomb, de la misma forma que los factores económicos.

La política divide a su familia: una tía y un tío se negaron a asistir a una boda reciente debido a las opiniones políticas del novio, el tipo de disputa que estalla frecuentemente en esta comunidad, que se dividió casi a la mitad en las elecciones presidenciales.

Brian Pannebecker, un trabajador del sector automotor de 58 años de edad, con una taza y una camiseta de la inauguración presidencial, dice que el presidente Trump es “un ser humano con defectos, un narcisista, un ególatra, que exagera, que embellece las cosas, pero a nosotros, los verdaderos partidarios de Trump, no nos importa, porque... todos ellos son mentirosos y pervertidos y maniáticos sexuales, el Congreso está lleno de ellos”.

Cree que el recorte de impuestos de Trump, su política exterior (“va a tranquilizar a Corea del Norte sin disparar un solo tiro”), y el gasto de infraestructura que el presidente promete para el próximo año hará que Trump sea reelecto en 2020. “Tal vez no logre otra vez 50 por ciento de los votos, pero lo van a reelegir, la única cosa que lo podría descarrilar es un candidato republicano moderado”, dice.

Chris Vitale, de 45 años, quien trabaja en el centro técnico local de Chrysler, dice que tampoco tiene “remordimiento” sobre Trump. “El año pasado en Navidad me sentía en las nubes porque sentí que recibí un regalo que no podía creer y sigo en las nubes con ese regalo”, dice. Desearía que Trump no tuiteara tanto, pero “es como un hombre sediento en el desierto quejándose que le den Coca-Cola en lugar de Pepsi, realmente no es un gran problema”.

Su vecino, un trabajador jubilado de Chrysler, Joe Angelo, de 65 años de edad, está de acuerdo, y agrega: “Creo que lo ha hecho mucho mejor de lo que la gente pensaba”.

¿Les preocupa la supuesta colusión del equipo de campaña de Trump con Rusia? La mayoría de los partidarios locales de Trump cree que los demócratas fueron más lejos que Trump que simplemente coludirse con Rusia. Eanna Forlini, otra trabajadora automotriz local, dice que cree que la investigación es “falsa”.

Así que puede ser ligeramente equivocado hablar de que Trump pierde apoyo, al menos en el corazón industrial del Medio Oeste que lo llevó a la Casa Blanca. Más demócratas pueden sentirse motivados para votar en su contra la próxima vez, pero la base de Trump en el condado de Macomb, alimentada con los recortes de impuestos y las protestas de futbol americano, parece sólida, al menos por el momento.



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.