Habrá zonas económicas especiales en 2016: Peña

Un elemento fundamental de la competitividad y la educación es asegurar que en las escuelas haya una instrucción mucho más eficiente del inglés, el idioma universal, asegura.
 Cumbre Internacional de Productividad: un diálogo global sobre el futuro de la productividad.
Cumbre Internacional de Productividad: un diálogo global sobre el futuro de la productividad. (Jorge González)

México

El presidente Enrique Peña Nieto dijo que este año enviará a la Cámara de Diputados una propuesta de presupuesto base cero y presentará una serie de medidas que permitirán crear zonas económicas especiales, particularmente en áreas con mayor rezago social.

Al inaugurar la Cumbre Internacional de Productividad: un diálogo global sobre el futuro de la productividad, realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el jefe del Ejecutivo señaló que la productividad es la llave de la prosperidad de las naciones, y resaltó que “sin productividad no hay prosperidad”; por lo que el gobierno de la República tiene el objetivo de asegurar que en México haya condiciones para el bienestar de las familias mexicanas.

Ante la caída de 7.6 por ciento en la productividad de las últimas tres décadas, el Ejecutivo expresó que “ser productivo significa hacer más con menos, lograr menores costos en la producción de bienes y servicios; que esos bienes y servicios lleguen a la población con mayor calidad y a menores costos, y que esto permita generar ahorros para las familias mexicanas”.

En el salón José María Morelos y Pavón de la Secretaría de Relaciones Exteriores, acompañado por el secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría, así como del primer secretario general Iberoamericano, Enrique V. Iglesias García, el primer mandatario dijo que en el presupuesto base cero se revisará “el armado del presupuesto no solo para justificar los recursos destinados a las distintas áreas de la administración pública, sino revisar a fondo cuál es el sentido de cada una de las acciones y programas que tienen las dependencias federales”.

Luego de recibir el acta constitutiva del Consejo Iberoamericano de Productividad y Competitividad, el presidente Peña Nieto señaló que en el presupuesto base cero se establecerá cuáles son los programas y los lineamientos que las dependencias deberán observar para ajustar su presupuesto y hacer eficientes los recursos que se destinan.

También comentó que se impulsará el Programa Nacional de Inglés en todas las escuelas del país. “Hoy estamos trabajando por la calidad de la educación, y un elemento fundamental, sin duda, es asegurar que en las escuelas haya una instrucción mucho más eficiente del inglés, que se ha convertido en el idioma universal”, agregó.

Detalló las cinco acciones específicas en favor de la productividad nacional, denominadas democratización de la productividad, con lo que se busca no solo beneficiar a unas cuantas regiones o empresas.

Explicó que la primera es que se tenga la productividad en el centro de la política económica, “y es a través de una política transversal; es decir, una política que incide directamente en el quehacer de varias, o casi de todas las dependencias de la administración pública federal, para que en su diario actuar, en sus acciones y en sus programas, la variable de la productividad tenga un papel de relevancia”.

La segunda, dijo, es modificar el marco institucional. “Hace apenas dos meses entró en vigor la ley para impulsar el incremento sostenido de la productividad y la competitividad de la economía nacional. En pocas palabras, hemos creado reformas estructurales, nuevos ordenamientos que están orientados a elevar la productividad”.

La tercera acción, indicó el mandatario, es el Comité Nacional de Productividad, que “es un órgano que está para dar directrices y orientaciones al Ejecutivo federal, que nos permitan identificar con oportunidad cuáles son las políticas que debemos emprender para los distintos sectores de la economía que nos lleven a elevar la productividad. A la fecha se han identificado ocho sectores, entre ellos el energético y el de las telecomunicaciones, solo por mencionar algunos, donde hay elementos, condiciones y oportunidad para establecer sinergias y acciones específicas para elevar la productividad”.

En tanto, la cuarta acción es qué se cumpla la agenda de reformas estructurales, especialmente las que están orientadas al ámbito económico, como las reformas laboral, financiera, fiscal, energética, en telecomunicaciones y en competencia económica.

Por su parte, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, señaló que la caída en la productividad y el alto nivel de desigualdad fueron los principales factores para que la economía de México creciera solo 2.4 por ciento anual en los últimos 30 años, un nivel por debajo de la propia OCDE, China, Brasil e incluso Chile.

“Así como tenemos industrias como la automotriz y la aeroespacial, ramas como la del comercio al menudeo, que le da empleo a uno de cada cuatro mexicanos, tiene un estancamiento de 20 años”, afirmó Videgaray.

El encargado de las finanzas públicas indicó que, por un lado, existen zonas de alto desarrollo manufacturero en electrónica y el sector automotriz en el norte y el Bajío, y por otro, las economías de Chiapas, Guerrero y Oaxaca están estancadas, por lo que el abaratamiento de servicios con las reformas estructurales, además de un nuevo marco legislativo, democratizará la productividad.

Por su parte, el secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría, afirmó que la desigualdad en el ámbito de la productividad está afectando a México, pero también frena el crecimiento global, el cual se encuentra estancado desde la crisis de 2008.