• Regístrate
Estás leyendo: Yoshiko Shinohara, primera japonesa millonaria "self made"
Comparte esta noticia
Lunes , 17.12.2018 / 09:07 Hoy

Yoshiko Shinohara, primera japonesa millonaria "self made"

La mujer incursionó en el mundo empresarial con una compañía dedicada a la gestión laboral, que se convirtió después en la más importante de todo Japón.
Publicidad
Publicidad

Decía Henry Ford que “cuando todo parezca ir en tu contra, recuerda que el avión despega contra el viento”, la frase del fundador de Ford Motor Company es sin duda uno de los mayores alicientes para muchos emprendedores y quizá una de las máximas que Yoshiko Shinohara ha tenido a lo largo de su vida para llevarla a ser la primera mujer japonesa multimillonaria self made (o hecha por sí misma).

El año pasado la japonesa fue una de las 24 mujeres que incursionaron la lista de multimillonarios de Forbes, un ranking de 2 mil 43 participantes, de los cuales solo 227 eran mujeres.

La historia como empresaria de la mujer que nació en Prefectura de Kanagawa y cuya fortuna asciende a los mil millones de dólares, de acuerdo con Forbes, inició en 1973, en la sala de su hogar.

“La importancia de que las mujeres puedan trabajar tan bien como criar hijos me dejó una impresión indeleble”, exponía Shinohara.

A los 20 años la multimillonaria que ocupa el número 43 del país asiático contrajo nupcias, pero seis meses después y pese a la oposición de su madre y su hermano decidió separarse.

Fue entonces que la japonesa, de ahora 83 años, decidió comenzar a trabajar como secretaria, empleo que mantuvo hasta que, al recibir la herencia que le dejó su padre (quien murió cuando ella tenía 6 años), salió de Japón para estudiar por cinco años en Europa, con lo que pudo conocer cómo se desenvolvían las europeas en el ámbito laboral.

Tras vivir un periodo en Australia y luego de tener problemas problemas de acoso y discriminación que recibia, Yoshiko decidió volver a Japón e involucrarse en el mundo de los negocios, por lo que hizo uso del espacio que tenía en casa para comenzar a gestar la mayor compañía de trabajo temporal en su país.

A los 38 años en la sala de su hogar, ubicado en Tokio, y con 3 mil euros en su bolso, Yoshiko Shinohara decidió fundar Tempstaff, una empresa de trabajo temporal con la cual tuvo que enfrentarse ante el Ministerio de Trabajo de Japón, quien en 1973 no admitía dicha forma de colaboración.

Crecimiento

Para la siguiente década el negocio comenzaba a estabilizarse, pero no fue hasta los 90; cuando las compañías japonesas comenzaron a tener crisis económicas que afectaron de forma negativa a las garantías de empleo de por vida, que su negocio despuntó.

“El empleo de por vida era la norma en Japón, y la elección de empresas privadas estaba prohibida por ley, por lo que el ministerio me llamaba con frecuencia”, relataba. Llegó incluso a comentar que pasaba tiempo pensando en cómo sería la cárcel y sus características; pero eventualmente el rumbo de la gestión laboral cambió y el empleo temporal se volvió legal.

La famosa década perdida de Japón no resultó serlo para Yoshiko. A principios de los noventa el crecimiento anual del país pasó de situarse en 10 por ciento a tener alzas menores a 1 por ciento, un fenómeno que terminó por afectar el desarrollo laboral, pero que la emprendedora optó por ver como una oportunidad de crecimiento.

“La sociedad estaba dominada por hombres, la mayoría de las mujeres trabajaban en puestos de asistente, y había pocas oportunidades de participar activamente; fue entonces cuando pensé que ampliaría los lugares de trabajo donde las mujeres podrían aplicar sus habilidades, así que lancé TempStaff”, dijo en 2009 para el Harvard Business Review.

Su empresa tenía una meta, enfocarse principalmente en jóvenes para que practicaran en oficios como enfermería, cuidado personal, entre otros. Sin embargo, el objetivo nunca fue convertirse en millonaria, sino crear una marca “con un negocio necesario en el mundo”, afirmaba.

Para 2016 Tempstaff tenía ingresos por cerca de 5 mil 200 millones de dólares cinco mil empleados y tenía presencia en 12 países.

Actualmente la japonesa aún conserva 11 por ciento de las acciones de la compañía que fundó, aunque en abril de 2016 decidió dejar la presidencia de la misma; sin embargo, se ha vuelto un referente en la historia del empredurismo en su país.

Inicio
Su historia como empresaria comenzó en la sala de su casa, donde ideó su plan de negocio.

Auge

La crisis económica de Japón en la década de los 90 paradójicamente fue el impulso para el negocio de Shinohara.


Valor

TempStaff tiene ingresos cercanos a los 5 mil 200 millones de dólares.



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.