Corrupción le 'pega' a la competitividad en México

Según un reporte del Foro Económico Mundial, en el rubro de "desvío de fondos públicos, México se ubica en el peldaño 127 (de 137 países), cuando un año antes estaba en el 125. 
El Índice de Competitividad Global 2017-2018, del Fondo Económico Mundial.
El Índice de Competitividad Global 2017-2018, del Fondo Económico Mundial. (AP)

Ciudad de México

México se mantiene en la posición 51 del Índice de Competitividad Global 2017-2018 del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés); sin embargo, en rubros específicos relacionados con temas de corrupción, el país sale mal librado.

El ranking que elabora cada año el organismo internacional con la presencia de 137 países muestra que Suiza es el país más competitivo del mundo, seguido de Estados Unidos y Singapur.

El WEF mide la competitividad de los países en una escala del 1 al 7, en la cual México alcanzó una calificación —idéntica a la del año pasado— de 4.4 puntos, lejos de Suiza, que con 5.91 puntos se ubica en el primer lugar.  

Hasta ahí lo cambios no son significativos, pero al observar con detalle los subindicadores que componen el reporte, se encuentra que en el rubro de "desvío de fondos públicos, México se ubica en el peldaño 127 (de 137 países), cuando un año antes estaba en el 125.

Otros rubros en los que México destaca de manera negativa son "favoritismo de oficiales de gobierno al tomar decisiones", donde baja del 124 al 129; "confianza en los políticos", del 124 al 127; "independencia judicial", del 105 al 113 y "pagos irregulares y sobornos", del lugar 103 al 105.

Asimismo, el reporte del WEF indica que cuando se le pregunta a empresarios cuál son los principales problemas que se presentan en México al momento de hacer negocios, 22.5 por ciento dice que la corrupción; 12.7 por ciento, el crimen y el robo; burocracia gubernamental ineficiente, 12.1 por ciento; tasas de impuestos, 9.4 por ciento y regulaciones tributarias, 8.6 por ciento.

Otros impedimentos señalados por los empresarios son acceso al financiamiento, suministro inadecuado de infraestructura, fuerza de trabajo poco educada, normas restrictivas del trabajo, capacidad insuficiente para innovar, inestabilidad política, inflación, pobre ética de trabajo, mala salud pública y regulaciones de moneda extranjera.

De acuerdo con el WEF, después del gran esfuerzo que significó la implementación de las reformas estructurales, el poco avance y la velocidad de ejecución indican que es necesario realizar más cambios que mejoren la competitividad del país.

Asimismo, destacó que México se mantiene en el lugar 51 del mundo en materia de competencia debido a que la educación primaria continua siendo una debilidad significativa si se compara con los líderes regionales y mundiales, además de que la economía ha sido golpeada por la caída de los precios del petróleo, la debilidad del comercio mundial. No obstante, sigue siendo una de las economías más competitivas de la zona. 


CPR