• Regístrate
Estás leyendo: Wall Street en picada
Comparte esta noticia
Sábado , 22.09.2018 / 18:26 Hoy

Wall Street en picada

El boom accionario de EU parece llegar a su fin, lo que afectaría al mercado accionario mexicano e incluso al peso.

Publicidad
Publicidad

El rally alcista que registró en los últimos años el índice accionario más importante de Wall Street, el Dow Jones, podría llegar a su fin, lo cual impactaría directamente a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) e incluso al tipo de cambio. Ante este escenario, analistas recomiendan ser prudentes a la hora de invertir y elegir los instrumentos financieros más seguros para enfrentar un eventual escenario adverso.

De acuerdo con Roberto Ruarte, socio fundador de Ruarte Schwartz, considerando el análisis técnico y los fundamentos teóricos, es previsible que en los próximos 12 meses el Dow Jones frene su tendencia positiva, incluso existe el riesgo de un colapso, tomando en cuenta que entre 2016 y 2017 acumula un rendimiento récord de 25%. “Los mercados bursátiles suben por la escalera y bajan por el ascensor, por eso siempre es mejor estar preparados y no llevarnos sorpresas”, dice.

Juan Caudillo, analista de Grupo Financiero Monex, coincide con la expectativa de Schwartz. Sus estimaciones apuntan a que en 12 meses o 18 el Dow Jones cotizaría cerca de las 15,000 unidades; actualmente opera sobre las 22,000.


Como en 2008

A casi 10 años de la crisis de 2008, originada en Estados Unidos (EU), podríamos estar en la antesala de una turbulencia igual o mayor que la de ese año, advierte Ruarte, quien asegura que no se trata de entrar en un ataque de pánico, sino tomar las precauciones necesarias para sortear de la mejor manera este fenómeno.

En su opinión, la compra de bonos tóxicos por parte de los bancos centrales que se dio en la última crisis, así como la inyección de dinero a los mercados financieros y las bajas en las tasas de interés, solo fueron un “medicamento paliativo para un paciente enfermo”, por lo que es previsible una recaída de magnitud considerable.

Hay una burbuja en el mercado de bonos, explica. Lo inverso a los bonos es la tasa de interés. Entonces, si se caen los bonos, es previsible un aumento en la tasa de interés, lo cual, en un mercado de consumo como EU es “brutal”, considerando que son varios trillones de dólares los que se están comprando a préstamo para casas y automóviles, entre otras cosas.

“Las tasas de interés van a subir y eso va a romper la burbuja de la bolsa. Una subida de tasas hará que la gente no pueda pagar sus cuotas y eso se reflejará en la economía estadounidense”, añade.

TE RECOMENDAMOS: Inflación en EU se acelera a su mayor ritmo en 7 meses

En junio pasado, la Reserva Federal de EU (FED, por su siglas en inglés) ajustó en 25 puntos base su tasa de interés, para ubicarla entre 1 y 1.25%, el nivel más alto desde septiembre de 2008. Esta es la segunda modificación que hace en este año y la Fed tiene entre sus planes hacer dos movimientos más este 2017, aunque está en función del comportamiento de la economía, después de mantenerla en niveles históricamente bajos tras la crisis subprime.

También anunció que está próxima empezar a reducir su abultada hoja de balance. ¿En qué consiste? Con la crisis de 2008 la Fed compró a bancos comerciales e instituciones financieras bonos del Tesoro y bonos respaldados con hipotecas, lo que se conoce como Quantitative Easing. Con esta medida de política monetaria no convencional buscó dar liquidez y reactivar la economía. La suma que se destinó para este plan fueron más de 4,000 millones de dólares (mdd).

Ahora, la Fed quiere recuperar los recursos a cambio de liquidar esos bonos. “Este proceso puede generar incertidumbre y contribuir a la caída de las bolsas”, dice Ruarte.


Y a México, ¿qué?

El mercado accionario mexicano no escapará de este escenario, advierte Roberto Ruarte, debido a que la relación con Wall Street es prácticamente de 1 a 1.

En el Encuentro Bursátil de Análisis Técnico, organizado por la Asociación Mexicana de Instituciones Bursátiles, Agustín Becerril, analista de Grupo Financiero Interacciones, destacó los riesgos de un fenómeno de este tipo para el mercado accionario mexicano, considerando que empresas como América Móvil, Coca-Cola FEMSA y Cemex cotizan en la Bolsa de Valores de Nueva York. “Podríamos decir que el reloj marca el momento en el que el mercado mexicano podría ser golpeado por un evento internacional”, dice.

[OBJECT]De acuerdo con Caudillo, quien también participó en este seminario, el hecho de que el principal indicador de la bolsa mexicana, el S&P/BMV/IPC, esté arriba de los 50,000 puntos, tras registrar históricos consecutivos, es un reflejo de que se está llegando a un punto de inflexión.


El riesgo también está en la incertidumbre que genera el hecho de que el mercado bursátil más grande del mundo, el de EU, entre en la parte del ciclo descendente, en un posible “colapso”, agrega Ruarte. “Me da la impresión de que esto explotará en los próximos 12 meses y podría tener un efecto colateral muy fuerte en los mercados del mundo, fundamentalmente en México, porque si en EU hay resfriado acá da una gripe fuerte”, dice el también director de Ruarte Reports.


Otra vez la volatilidad

De acuerdo con el análisis Low volatility: beware of hidden dangers, de la aseguradora francesa Coface, la baja volatilidad que presenta el mercado, la cual se mide con el CBOE Volatility Index (VIX), debe ser monitoreada. Antes de la crisis de 2008, el VIX nunca había subido de 40 puntos, pero se disparó de la noche a la mañana. Analizando la situación, explica, existe el riesgo de que un nuevo pico esté por llegar.

[OBJECT]No todos ven el mismo riesgo. Carlos González, director de Análisis y Estrategia Bursátil de Grupo Monex, es más conservador en su estimación, pero reconoce que está latente el riesgo de una corrección en el mercado tras el avance que ha registrado. “Considerando el comportamiento de los últimos 12 meses, da pie a pensar que los mercados podrían tomar cierto respiro, esto con base en la economía de EU”, comenta.

Señala que si la Fed sube más sus tasas de interés, el comportamiento en Wall Street se empezará a moderar. “Los rendimientos han sido muy buenos, y cada vez será más difícil ver eso”. A la par, dice, podría darse cierta decepción en la parte de la iniciativa de reforma fiscal que propuso Donald Trump, lo cual también generaría volatilidad y una eventual toma de utilidades que corregiría los mercados a la baja.


No dejar de invertir

“Hay una serie de factores que pueden influenciar la tendencia del Dow Jones, pero sí, esperaría una corrección a la baja en los próximos meses; podría venir un periodo de consolidación y de ahí empezar a ver el descenso”, dice González, de Monex.

En opinión del especialista, el mercado accionario siempre será una buena opción para invertir, pues el comportamiento hacia dentro es heterogéneo.

“Solo hay que saber dónde y cómo hacerlo. Generalmente cuando sucede un evento de este tipo, hay empresas ganadoras y perdedoras. Si enfocas una buena estrategia puedes hacer un portafolio atractivo, con valuaciones interesantes que puedes explotar. Además, no hay que perder de vista que la inversión en bolsa es a largo plazo”. Por ejemplo, los inversionistas que apostaron por Apple y Amazon en plena crisis registraron una ganancia sustancial a largo plazo, pues a marzo de 2017, el valor de capitalización de estas empresas aumentó 705 y 1,244%, respectivamente.


Opciones de inversión

Las crisis son sinónimos de oportunidades, solo hay que saber usarlas de la manera correcta y con el asesor indicado, considera Ruarte.

Para él, lo ideal en estos casos es no invertir más en bolsa y dirigir los recursos a instrumentos financieros más seguros, como bonos, Certificados de Tesorería (Cetes) o pagarés, que si bien tienen un menor rendimiento, cuentan con el respaldo del gobierno y otras instituciones.

“Debes esperar a que la burbuja de la bolsa se rompa, con el fin de comprar barato en un futuro cercano y luego, en el mediano-largo plazo, vender caro cuando la situación se estabilice”, señala. Mientras haces esto no pierdes, pues generas recursos de forma más segura.

TE RECOMENDAMOS: Fibra Hotel coloca CBFIs por 4 mil 600 mdp

Un asesor deberá entender el perfil de inversión de su cliente y encontrar la estrategia que le genere lo que quiere para el momento que lo necesita, sin causarle estrés.

Otra opción de inversión para estos momentos es participar en el EWW. Se trata de un Exchange Traded Fund (ETF) o fondo cotizado, que si bien opera en bolsa, está conformado por una canasta de acciones que te permite diversificar el riesgo y aminorar un posible impacto, dice Ruarte.

Una alternativa más, añade Carlos González, es capitalizar el mercado de commodities, en especial en metales como el oro, que cuando hay aversión al riesgo tiende a encarecerse. “Si compras ahora, invertirás relativamente menos y tendrás un rendimiento más óptimo en una eventual crisis”.

Lo importante, dice Sofía Macías, autora del libro Pequeño Cerdo Capitalista, es no tener el dinero parado, pues si bien el ahorro es importante, es solo una parte de la tarea. Como dicen los conocedores financieros, tiempo perdido es dinero perdido.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.