VW demandaría a su ex presidente

La empresa automotriz amenaza con emprender acciones legales en contra de Ferdinand Piëch por filtraciones a los fiscales en el escándalo de las emisiones.
El grupo industrial niega las declaraciones de Piëch de que ocultaron información crucial para la investigación.
El grupo industrial niega las declaraciones de Piëch de que ocultaron información crucial para la investigación. (Reuters)

Volkswagen amenazó con emprender acciones legales contra su ex presidente, ya que la automotriz entró en una disputa pública sobre si los altos ejecutivos ocultaron que tenían conocimiento sobre el escándalo de emisiones de vehículos con motores a diésel antes de que los reguladores estadounidenses lo revelaran en septiembre de 2015.

Volkswagen admitió hace año y medio que se equiparon hasta 11 millones de automóviles con el software, al que en EU llamaron “dispositivo de desactivación” ilegal, que les permitía burlar pruebas regulatorias de emisiones. Pero en repetidas ocasiones negaron las acusaciones de que los miembros del consejo sabían algo al respecto.

La semana pasada, en medios alemanes circularon afirmaciones que contradicen lo dicho por VW, con base en filtraciones de lo que el ex presidente, Ferdinand Piëch, nieto de Ferdinand Porsche, diseñador del VW Beetle, supuestamente dijo a los fiscales de Braunschweig que investigan el tema.

El consejo de supervisión de VW, que consiste en 20 miembros, publicó un comunicado donde indicó que “repudia enfáticamente” las afirmaciones. También dijo que “ponderará cuidadosamente la posibilidad de emprender medidas y demandas contra Piëch”.

De acuerdo con Bild, Piëch alegó que se informó a los miembros del consejo de supervisión, entre ellos Stephan Weil, primer ministro de Baja Sajonia; Wolfgang Porsche, presidente de Porsche SE, matriz de Volkswagen, y Bernd Osterloh, jefe del consejo laboral, sobre el escándalo de diésel cerca de febrero o marzo de 2015.

Las luchas internas podrían resultar explosivas, ya que las familias Porsche y Piëch en conjunto son propietarias de 52% de Volkswagen. Por ley, Baja Sajonia tiene 20% de la compañía y tiene dos asientos en el consejo de supervisión.

Según Der Spiegel, Piëch también dijo a los fiscales alemanes que Martin Winterkorn, ex director ejecutivo, sabía del fraude de diésel desde febrero de 2015. Winterkorn declaró que no sabía qué era un “dispositivo de desactivación” hasta septiembre de 2015. No se pudo contactar a su abogado para que hiciera comentarios.

TE RECOMENDAMOS: Toyota y Suzuki buscan alianza

En un comunicado, Weil dijo que sabía de estas afirmaciones desde hace meses y que una investigación independiente las consideró “poco fiables”. Reiteró que escuchó por primera vez sobre el engaño el 19 de septiembre de 2015, poco después de que la Agencia de Protección Ambiental de EU emitió su notificación de violación a VW. “Sugerir otra cosa simplemente es erróneo”, agregó.

Volkswagen dijo que Piëch ya había hecho estas acusaciones a Jones Day, la firma estadounidense de abogados que contrató la automotriz para su propio estudio interno, en la primavera de 2016.

“No hay evidencia disponible que indique la exactitud de estas acusaciones, que en lo general se clasificaron como inverosímiles”, dijo el fabricante de automóviles. VW agregó: “Todos los miembros afectados del comité ejecutivo del consejo de supervisión actúan de manera independiente uno del otro y rechazaron rotunda y enfáticamente las afirmaciones que hizo Ferdinand Piëch y las calificaron como falsas”.

La disputa puede arrojar un poco de luz sobre por qué Piëch salió de manera tan abrupta de Volkswagen en abril de 2015, después de una lucha de poder con los directores de VW, incluyendo Winterkorn. Nunca estuvo claro de qué se trataba la disputa, pero en público comenzó cuando Piëch dijo a Der Spiegel: “Mantengo cierta distancia de Winterkorn”. No se pudo contactar a Piëch para que hiciera comentarios.