Vijay Mallya, el rey de la diversión

Socio de Slim en Force India, es dueño de United Spirits, la mayor distribuidora de bebidas alcohólicas de su país, y de la aerolínea del mismo nombre
Vijay Mallya, el empresario indio conocido como el Rey de la Diversión
Vijay Mallya, el empresario indio conocido como el Rey de la Diversión

Ciudad de México

Quizá es hora de que los mexicanos se aprendan el nombre, o sepan quién es, el alguna vez llamado Rey de la Diversión. En India, lo conocen como The King of Good Times, se llama Vijay Mallya y es uno de los empresarios más conocidos del país asiático.

Quizá no sea el más rico, y por estos tiempos tampoco es billonario (poseedor de una fortuna de al menos mil millones de dólares).

Pero Mallya sabe cómo dar diversión. Entre sus activos tiene la mayor cervecera de la India, Kingfisher, una línea aérea del mismo nombre, es presidente de United Spirits, la mayor distribuidora de bebidas alcohólicas en su país (en la que hay un litigio con la gigante inglesa Diageo), y mantiene un dilapidado portafolio de compañías en diversos sectores bajo el paraguas corporativo de UB Group.

Y fiel a su divertido sobrenombre, Mallya es presidente de Force India, la escudería para la que conduce el tapatío Sergio Pérez, el famoso Checo.

El empresario, de 59 años, nació en la región de Bantwal y desde muy pequeño estuvo expuesto al negocio de las bebidas, pues su padre fue presidente de United Brewery Group.

En diversas entrevistas, Mallya ha dicho que su padre quería “hacerme un hombre de bien” y un trabajador dedicado íntegramente al negocio familiar, que también incorporaba Kingfisher Airlines. Por ello, inició su carrera como empleado de bajo nivel en una de las empresas familiares en un pueblucho del norte de la India. Con un sueldo de 10 dólares mensuales y solo una bicicleta para transportarse, Mallya se sometió a la disciplina laboral.

Esto le vino bien a la larga, pues cuando apenas tenía 27 años su padre murió de un infarto. Así que el joven heredero tuvo que regresar de Nueva Jersey, donde trabajaba en la firma farmacéutica Hoechst, donde su padre tenía acciones. Además de tomar la rienda de los negocios de los Mallya, Vijay tuvo que convencer a los inversionistas que él era una persona viable para manejar el conglomerado industrial.

Aunque su suerte ha durado más de dos décadas, no todo ha sido miel sobre hojuelas para Mallya. Su carácter fiestero y exuberante, muy alejado de la prudencia que distingue a sus colegas empresarios indios, más su patriotismo a instancia y la fidelidad a las empresas creadas por su padre, lo han llevado a varios conflictos de larga data con algunas corporaciones globales.

Es el caso de la inglesa Diageo, que ha querido forzar a United Spirits a producir y distribuir bebidas de marcas icónicas y globales como Johnnie Walker.

Asimismo, ha habido una encarnizada pelea por el control de la empresa en la India, donde Diageo lo acusa de incurrir en irregularidades financieras.

A TODA MÁQUINA

Millya es también visto como uno de los “grandes barones” entre los patrocinadores de la Fórmula 1.

Aquí también su biografía ha tenido aventuras y desventuras, sobre todo con Carlos Slim, con quien disputó la compra de la escudería de Honda F1, pero que ahora son socios y se han llamado casi hermanos, gracias al rol que Checo Pérez juega como piloto de uno de los monoplazas de Force India.

Fue en 2008 cuando Millya y Slim se lanzaron a comprar Honda F1. Nada pasó ahí, pero siete años más tarde, al inicio de 2015, Millya y Carlos Slim Domit, el primogénito del ingeniero Slim, se juntaron para presentar en el Museo Soumaya la escudería del empresario indio, ya con Pérez como piloto, acompañando a Nico Hulkenberg.

La relación entre el indio y los Slim ha crecido pues tres de las empresas de América Móvil patrocinan los autos de Force India: Telcel, Telmex y Claro.

Habrá que ver si para la siguiente temporada sigue la sociedad. Se dice que Force India ya negoció con la icónica marca inglesa Aston Martin su retorno a las pistas de la Fórmula 1 y que la escudería entonces cambiaría de nombre.

Por lo pronto, las marcas de Diageo seguirían patrocinando a Aston Martin Racing y el propio Mallya dijo, de acuerdo con un reporte de la BBC, que “más vale pájaro en mano que cien volando” en esa negociación y que si acaso se firma algo, será una sociedad, pues él quiere seguir en la Fórmula 1. Así que con el millonario indio quiere seguir a toda máquina en el negocio de la diversión.