Vendedores de alcohol deben sumarse a “No te hagas güey”

El programa de la industria cervecera busca que todos los vendedores de esas bebidas pidan identificación a los compradores y no surtan el producto a los menores de edad.
Trabajadores de Heineken Cuauhtémoc Moctezuma participan en el proyecto.
Trabajadores de Heineken Cuauhtémoc Moctezuma participan en el proyecto. (Especial)

Ciudad de México

El consumo nocivo de alcohol en México, así como en el resto del mundo, enfrenta tres problemas principales: La venta de esas bebidas a menores de edad, la ingesta excesiva de esos productos y los accidentes viales causados por manejar bajo los efectos de esa sustancia. Por ello la industria cervecera de México se ha unido en campañas de Responsabilidad Social (RS) enfocadas a luchar contra esos males, ya que parte de generar un valor compartido con la sociedad que rodea a esas empresas es buscar que la comunidad sea próspera y saludable.

No obstante, las campañas deben ser replicadas por el resto de la cadena que comercializa ese tipo de bebidas, ya que las cerveceras han puesto un ejemplo "para que idealmente en los próximos años otros vendedores de alcohol se empiecen a sumar, porque nosotros solo somos una parte de todo un segmento comercial que vende esos productos", explicó en entrevista Blanca Brambila Pérez, gerente de Sustentabilidad de Cuauhtémoc Moctezuma Heineken México.

Tres problemas

Esa cervecera cuenta con una iniciativa de vinculación con la comunidad llamada Consumo Responsable, con la que "trabajamos en los tres problemas que la Organización Mundial de la Salud asocia con el consumo nocivo de alcohol, y recalco la palabra nocivo porque es para un segmento de la población muy particular. En realidad es la minoría, la tendencia a escala global es que entre 7 y 10 por ciento de la gente", explicó Brambila Pérez.

Dentro de la iniciativa se desarrollan tres programas. Uno está enfocado a evitar la venta de alcohol a menores. "Es compartido a nivel industria y se llama 'No te hagas güey', que es una campaña que empezó en 2014. El año pasado hicimos una cápsula con los Supercívicos y cada año vamos anunciando nuevos compromisos. Trabajamos muy de cerca con los vendedores y con nuestra propia cadena que se llama Six y tiene más de 11 mil locales en todo México", destacó la gerente.

En 2015 la cervecera se acercó a más de 200 mil expendios para exhortar a los vendedores a que pidan identificación al vender alcohol y los Supercívicos ayudaron con cápsulas en las que hacían una especie de redada e identificaban a los comerciantes que no estaban cumpliendo con ese requisito.

En septiembre de 2016 "hicimos un voluntariado nacional en el que todos los empleados de la industria, de los que estamos asociados en la Cámara Cervecera de México, salimos a la calle para hacer este recuerdo a los comerciantes".

Brambila Pérez recalcó que "en 2015 pedimos compromisos y firmamos cartas, pero en 2016 fuimos un paso más allá, porque nos cuestionamos cómo hacer para que todas las veces que alguien vende alcohol se acuerde de pedir identificación. Por eso en los establecimientos Six pusimos un sistema para que cada vez que pasa un producto con alcohol por la máquina registradora salga un mensaje que dice 'No te hagas güey y pide identificación", y el vendedor debe registrar que lo hizo".

En los locales que no pueden tener ese sistema "les dimos una libreta en la que deben llevar las cuentas y cada página dice 'Pide identificación al momento de vender alcohol, no te hagas güey'", destacó la gerente.

Otro problema es la ingesta excesiva de alcohol "y para eso contamos con un programa que se llama Mesero Responsable, que es un curso que damos para hacerlos conscientes del papel que juegan en propiciar un consumo saludable, porque a fin de cuentas el proveedor del producto tiene un papel que jugar si ve que su cliente se está excediendo".

Con ese programa, que opera desde hace cinco años, en 2015 capacitaron de forma gratuita a más de 4 mil meseros, para lo que tienen convenios con distintas organizaciones como la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados.

El tercer programa, en el cual participa casi toda la industria y que es el más antiguo, "es Conductor Designado, que está funcionando desde hace más de 20 años".

En el caso de Cuauhtémoc Moctezuma "operamos a través del servicio social con universidades en 20 estados y lo que hacemos es promover que la gente que consume alcohol no maneje, que desde el principio planee su noche y en caso de que vaya a beber lo haga de manera consciente y decida ya sea tener un transporte alternativo o contar con un amigo designado que va a manejar y no va a tomar, que es lo ideal", detalló Brambila Pérez.

"Esos son nuestros tres programas que trabajamos muy de cerca con la comunidad porque el tema del consumo responsable está en cada persona, aunque nosotros somos uno de los factores porque somos productores y vendedores de cerveza que queremos contribuir, pero es con la suma de las voluntades que se pueden lograr los objetivos de reducir el consumo nocivo, reducir los accidentes viales y que los chavos no tomen alcohol hasta que ean mayores de edad", concluyó.


Voluntariado

En las empresas socialmente responsables los voluntariados son necesarios a fin de generar valor compartido en la comunidad, para lo cual pueden establecer alianzas con organizaciones como United Way, conocida también como Fondo Unido, que es la asociación sin fines de lucro más grande del mundo y en México tiene más de 280 actividades al año.

"El voluntariado es una herramienta que nos permite llegar a escala mundial a más de 50 millones de personas y en México hay 1.5 millones de beneficiarios. Tenemos más de 10 mil voluntarios y la mayoría son corporativos, con lo que reunimos más de 49 mil horas de trabajo comunitario", explicó en entrevista Diana García, directora ejecutiva de Fondo Unido México.

"Hacemos una alianza y los programas están enfocados de acuerdo con la política corporativa de la empresa y con la necesidad que tenga la comunidad. Hacemos un empate perfecto para que todo el esfuerzo pueda tener un efecto muy positivo. Por cada voluntario corporativo el costo de una hora, según estudios internacionales, es de 23.5 dólares. Eso es impresionante, porque si juntamos 49 mil horas el retorno de inversión es casi de 200 por ciento", concluyó García.