Vende empanadas y lo buscan empresarios, ¿cómo le hizo?

Francisco Orihuela es un empanadero que ganó fama, en un video viral, por sus habilidades de persuasión. De acuerdo con especialistas, el discurso del joven es el ejemplo perfecto de cómo vender.
Francisco Orihuela Ramírez.
Francisco Orihuela Ramírez. (Youtube.)

Ciudad de México

Un video que se volvió viral podría cambiar la vida de un vendedor de empanadas de Acapulco que es buscado por empresarios como Arturo Elías Ayub, director de Alianzas Estratégicas y Contenidos de América Móvil, así como por el conferencista estadunidense especializado en neuromarketing y neuroinnovación, Jürgen Klaric.  

Las habilidades de venta de Francisco Orihuela, de 15 años, son notables y estos empresarios planean ayudarlo a terminar sus estudios y trabajar con él en el futuro.

TE RECOMENDAMOS: Elías Ayub busca a vendedor de empanadas de Acapulco

El video, en el que ofrece empanadas a una pareja de turistas, tiene millones de visitas y en miles de comentarios aplauden su tenacidad, pero ¿el discurso de Paco es realmente bueno o se trata de mera simpatía en redes sociales? 

Jaspar Eyears, CEO de la agencia de mercadotecnia y relaciones públicas Another Company, analizó para MILENIO el pitch que usó este joven y que podría ser el inicio de una prometedora carrera empresarial.


Francisco inicia su discurso así:

- Imagínese usted que en este momento dejara usted a la deriva la canasta de empanadas. Tendrían que esperar 86 mil 400 segundos, que son los que conforman 24 horas de hoy a mañana, pensando en el porqué no consumieron una empanada, cuando en tiempo y forma tuvieron las últimas 23 órdenes a su total disposición.

Para Jaspar, Francisco empezó por lo básico: creó una necesidad. “En dos minutos hizo un discurso perfecto de venta. Construyó una necesidad en el consumidor y una necesidad en el momento para su producto”.

El pitch continuó:

- ...ustedes pueden empezar a abrir apetito para cuando la hora de la comida llegue. Podría llegar a su lugar de residencia platicando que apoyó a un empanadero que vendía con un poco de actitud, que hacía algo diferente a los demás. Usted el día de mañana puede sentirse satisfecho de decir que a aquel mercadólogo del futuro, usted le compró dos órdenes de empanadas cuando todavía vendía en la playa. Se va a sentir orgulloso de que sembró la semilla del futuro de un ciudadano de Acapulco.

Paco construyó un contexto sobre la necesidad del producto, dice Jaspar. "Este joven puso como contexto su futuro académico, por medio de la venta de empanadas".

Y finalmente: Ofreció una garantía. 

- Se le plantea garantía previa de la venta, para así, posteriormente, poder cerrar un trato convincente por las dos partes. Si usted degusta la calidad de esta empanada y no es lo suficientemente buena para satisfacer las necesidades de sus dos paladares, a continuación habría una devolución total e inmediata de su dinero. Partiendo desde ahí, ¿no le parecería conveniente conceder el beneficio de la duda y poder degustar la calidad de la empanada para dar una crítica constructiva, sí es que la hay?

Francisco eliminó, por adelantado, cualquier tipo de inquietud que hubieran podido tener sus clientes. Después de escucharlo los primeros 25 segundos ya estaban enamorados (en el sentido de captar su atención) de él, dice Jaspar, por lo que cuando habló de las garantías de venta, no dejó oportunidad de salida a la compra. Desde ahí quedó hecha. 

Para Jaspar, Francisco es un joven con mucha agilidad mental que demuestra conocer su producto y “como cliente no tienes ni una razón para no comprarle. No te deja otra opción debido a un discurso muy bien hecho. Es maravilloso”.


CPR