• Regístrate
Estás leyendo: Ven entorno propicio para empujar infraestructura
Comparte esta noticia
Martes , 16.10.2018 / 19:13 Hoy

Ven entorno propicio para empujar infraestructura

AL debe crear motores de crecimiento y cambios estructurales que permitan un desarrollo más acelerado; es importante tener un escenario de estabilidad y certidumbre: Fernando Aportela.

Publicidad
Publicidad

En México las condiciones están dadas para que el Programa Nacional de Infraestructura 2014-2018 sea una realidad y se detonen inversiones por 7.7 billones de pesos, coincidieron funcionarios del gobierno federal.

Jaques Rogozinski, director general de Nacional Financiera (Nafin), afirmó que la institución está lista para participar con la iniciativa privada en el fondeo de proyectos al amparo del programa más ambicioso de la actual administración.

El funcionario detalló, al participar en la conferencia “Infraestructura en el desarrollo de América Latina”, que 63 por ciento de ese monto provendrá de aportaciones públicas y el resto de inversiones privadas.

Por su parte, Fernando Aportela, subsecretario de Hacienda y Crédito Público, dijo que ante un entorno externo adverso, que ha provocado que en Latinoamérica la tasa de crecimiento se reduzca, el desarrollo de la infraestructura es necesario para lograr un mayor dinamismo económico, y en México las reformas estructurales aprobadas durante la actual administración, aunadas a la estabilidad macroeconómica, promueven que esto se pueda lograr.

La región, dijo Aportela, pasó de tasas de crecimiento de alrededor de 5 por ciento registradas antes de la crisis de 2009, a niveles de 3 por ciento. Uno de los factores, añadió, es que países como China han reducido su dinamismo económico, lo que ha provocado una caída en el precio de algunas materias primas, principal fuente de ingresos de varias economías en la región.

Ante esa situación, en Latinoamérica se tienen que crear motores de crecimiento sostenibles y cambios estructurales que permitan un desarrollo más acelerado, y un factor que contribuirá a eso es la infraestructura, indicó.

En ese contexto, el funcionario señaló que en el caso de México, “las reformas estructurales sin duda promueven un mejor entorno para el desarrollo económico, ya que tanto la reforma financiera, que permite un mayor involucramiento de la banca de desarrollo, como la de telecomunicaciones y la energética permiten mayores inversiones en el sector”.

Agregó que para complementar el entorno de reformas estructurales es importante contar con un escenario de estabilidad y certidumbre favorable en la región.

Explicó que por ello en México se ha trabajado en mantener los fundamentales macroeconómicos sanos. Un ejemplo, dijo, son los ajustes preventivos del gasto desde este año, que continuarán durante el siguiente ejercicio, así como en contar con reservas internacionales superiores a 190 mil millones de dólares, más una línea de crédito flexible con el Fondo Monetario Internacional por unos 70 mil millones de dólares, adicional al tipo de cambio flexible que permite amortiguar los choques externos hacia la parte real de la economía mexicana.

Aportela explicó que lo anterior genera un entorno propicio para desarrollar infraestructura; pero también es necesario promover fuentes de financiamiento públicas y privadas para desarrollar los proyectos en la materia.

En ese sentido, el subsecretario destacó el proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, que contará con una inversión de aproximadamente 180 mil millones de pesos, el cual será desarrollado en los próximos años, y “que sin duda tendrá una parte muy importante de financiamiento privado que generará mayor desarrollo”.

Ganar camino

Jorge Forteza, consultor de CAF, dijo que los países de América Latina deben invertir unos 300 mil millones de dólares anuales para cerrar la brecha en infraestructura y servicios en comparación con las naciones desarrolladas y el mercado asiático.

El experto señaló las necesidades que hay en Latinoamérica de inversión en infraestructura y servicios para alimentar el proceso de crecimiento productivo. Si bien los indicadores sociales en la región han avanzado, no ha sido suficiente. A la fecha, advirtió, el ingreso per cápita es de 15 mil dólares, mientras que en los países desarrollados llega a 30 mil.

Llegar a este nivel en la región, dijo, se ve difícil en el corto plazo, con un crecimiento de 4 por ciento en promedio regional. Esto tomará entre 25 y 30 años, afirmó.

Asimismo, destacó la importancia del desarrollo empresarial en la región, pues de los 50 mil millones de dólares que se facturan al año en infraestructura y servicios, poco más de la mitad pertenece a empresas que no son latinoamericanas.

Dentro del ranking de empresas que facturan 28 mil millones de dólares en la región, dijo, en los 10 primeros lugares solo hay una firma brasileña y se observa una predominancia de españolas.

Enfatizó que se debe tener en el radar el desarrollo de al menos 15 multinacionales que surjan de AL en infraestructura y servicios.

“Hay una lucha muy fuerte para construir nuevas posiciones en América Latina en equipos y servicios de infraestructura, y es que el mercado está dominado más o menos en 70 por ciento por empresas de países desarrollados, principalmente porque las tecnologías se han construido allá”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.