• Regístrate
Estás leyendo: Vaivenes económicos hacen tambalear a ICA
Comparte esta noticia
Viernes , 25.05.2018 / 04:32 Hoy

Vaivenes económicos hacen tambalear a ICA

Una lenta adjudicación de contratos ha provocado falta de liquidez, alza en la deuda, caída en su valor de mercado y menores calificaciones crediticias.

Publicidad
Publicidad

Patricia Tapia

Diversos factores adversos se han alineado en este 2015 para hacer tambalear a Ingenieros Civiles Asociados (ICA), la mayor constructora mexicana. Dos de las calificadoras de riesgo crediticio —Moody’s y Standard and Poor’s— han rebajado su calificación a escala global por su débil desempeño operativo y financiero.

Del cierre de diciembre de 2014 al cierre del pasado viernes, el valor de su acción se depreció 69.2 por ciento, al pasar de 18.01 a 5.4 pesos por título en la Bolsa Mexicana de Valores. Y si se compara con los niveles del cierre de 2007, cuando logró cotizar por encima de 70 pesos por acción, el valor actual representa una pérdida mayor a 90 por ciento .

De acuerdo con el área de análisis de Banorte-Ixe, para la empresa que preside Bernardo Quintana se estima un precio objetivo para 2016 de 8.20 pesos por acción, lo que sería una recuperación mínima.

Es por ello que los especialistas recomiendan a los accionistas de ICA poner en venta sus títulos. “Consideramos a la acción como de alto riesgo, por el elevado apalancamiento (el cual creemos no es sostenible y no hay claridad de cómo podría reducirlo), y el posible impacto en la generación de flujo que pudiera derivarse del difícil entorno económico, que incluye un recorte en el gasto público, menor crecimiento estimado, depreciación del tipo de cambio y expectativa de alza en tasas”, señalan.

Durante el tercer trimestre del año, los ingresos de la empresa reportaron una caída de 3 por ciento respecto a igual trimestre de 2014, derivado principalmente del mal desempeñó de su segmento de construcción civil.

La firma reconoce que la construcción civil en México ha tenido reducciones por el cambio en la composición de proyectos y retrasos en la ejecución.

Asimismo, la deuda de ICA, a septiembre de 2015, ya suma 57 mil 929 millones de pesos, un aumento de 8 por ciento respecto al 31 de diciembre de 2014.

Pocos proyectos

La compañía ha anunciado la adjudicación de dos contratos, el primero fue por 3 mil 989 millones de pesos para la construcción de la presa de almacenamiento Santa María, en Sinaloa, con la Comisión Nacional del Agua. El segundo fue para abrir los caminos de acceso a la zona donde estará asentado el edificio terminal del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, por 8 millones 129 mil 259 pesos.

En abril, ICA y la Comisión Federal de Electricidad firmaron un memorándum de entendimiento para el desarrollo conjunto de proyectos de generación eléctrica, y para mayo ambas empresas anunciaron la formación de un equipo técnico para el desarrollo de una estrategia de construcción de plantas hidroeléctricas.

Mientras que el Acueducto Monterrey VI, lo que sería una de las obras de mayor valor para ICA, donde iba en consorcio con otras tres empresas, incluida Higa, empresa envuelta en el caso de la Casa Blanca de Enrique Peña Nieto, se vino abajo con la elección de Jaime Rodríguez El Bronco como gobernador de Nuevo León. La obra representaba un inversión de 14 mil 162 millones de pesos.

La Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) ha señalado que el entorno económico después de la aprobación de una serie de reformas estructurales en el país, no ha dado los resultados esperados, por lo que estima tener un crecimiento de entre 3.0 y 3.5 por ciento este año, “si bien nos va, o por debajo de esta expectativa”.

Su estudio Situación actual y perspectivas de la industria de la construcción en México reconoce que el sector no es uno de los motores de la economía, como lo ha sido en otras épocas.

Refiere que factores como la inestabilidad y la volatilidad externas, que incide en la depreciación acelerada del peso ante el dólar, la cual hasta el momento no se ha trasladado totalmente a los precios de los insumos de la construcción, de continuar con esa tendencia impactará en los costos de los proyectos y complicará su realización.

“Todos los elementos con los que contamos nos indican que probablemente los siguientes años serán de los más complicados para la economía, y sobre todo para las constructoras del país”.

Baja participación

Su mala situación en México llevo a la firma a renunciar a comprar 51 por ciento de la peruana San Martín Contratistas Generales. En 2012, ICA firmó un acuerdo de compra por 123 millones de dólares y dio un adelanto inicial de 18 millones, con el compromiso de hacer pagos anuales hasta cubrir la totalidad del acuerdo.

Sin embargo, a principios de este mes Alfonso Brazzini, gerente general de la constructora peruana, informó que de común acuerdo, y dada la situación financiera de ICA, se limitó la participación de la empresa mexicana a 30 por ciento.

Mal calificada

La posición de liquidez de ICA continúa deteriorándose y probablemente no se recupere si su desempeño operativo se mantiene débil, dijo el pasado 13 de noviembre la calificadora S&P.

En ese contexto decidió bajar su calificación de riesgo crediticio de largo plazo en escala global a CCC+, desde B, y en escala nacional a mxB-, de mxBBB-.

Pero eso no fue todo, también bajó su calificación de emisión a CCC, desde B-, de las notas senior no garantizadas de la compañía.

“La perspectiva negativa refleja nuestra opinión de que la compañía depende de condiciones económicas y de negocio favorables para cumplir con sus compromisos financieros”, apuntó S&P

Una semana antes, también Moody’s bajó su calificación para la constructora mexicana a B3, desde B2, con perspectiva negativa, la agencia calificadora cree no mejorará sustancialmente en el corto y mediano plazo el perfil de ICA.

Sus jugadas

A partir de este año comenzó a implementar una plataforma de reciclaje de capital para la construcción de nuevos proyectos, lo que le permitirá captar recursos sin recurrir al mercado de deuda.

La estrategia de ICA es que una vez lograda la eficiencia en la operación de los proyectos se puede reciclar el capital para futuros proyectos; “estamos en el proceso y desarrollo de una plataforma especializada en el manejo de proyectos en operación, en busca de la máxima rentabilidad en cada uno de ellos”, indicó en su último reporte anual.

Para 2015, esa plataforma concentrará los activos de manera que se optimicen los procesos de venta o monetización de activos, así como la obtención de capital sin tener que recurrir a deuda.

En junio de este año concretó la transacción con el fondo canadiense CDPQ, de 3 mil 14 millones de pesos, para la creación de ICA Operadora de Vías Terrestres, una plataforma operativa dedicada a proyectos de transporte en México.

Con el cierre de la mencionada transacción, esa plataforma comienza a operar con cuatro carreteras y autopistas que ya le fueron concesionadas a ICA y que suman 433 kilómetros de vía.

En esa sociedad para el desarrollo de obras de transporte, la participación de la mexicana será de 51 por ciento y la de CDPQ del restante 49 por ciento.

Las cuatro carreteras y autopistas incluidas en la transacción inicial son autopista El Mayab, autopista Río Verde-Ciudad Valles, libramiento La Piedad y túnel Acapulco.

Sin embargo, para S&P no fue suficiente para mitigar el impacto del riesgo cambiario en sus resultados financieros.

A finales de octubre, ICA anunció que contrató a Rothschild México como parte de su equipo de asesores financieros.

“Han sido designados para asistir en la evaluación de la situación operativa de la compañía y para ayudar con el análisis de varias alternativas, a fin de mejorar el rendimiento y las perspectivas a largo plazo de la compañía.

“Como parte de la evaluación, ICA explora con Rothschild diversas estrategias para mejorar la liquidez y reducir el apalancamiento. ICA no tiene la intención de declararse en concurso mercantil o cualquier otro procedimiento de insolvencia”, dijo a sus inversionistas en un comunicado.

Apenas el 16 de noviembre pasado, la firma anunció que logró, mediante la subsidiaria ICA Flúor, un contrato por mil 100 millones de dólares con Pemex, para realizar los servicios de ingeniería de detalle, procuración y construcción del programa de aprovechamiento de aguas residuales en la refinería de Tula.

Sin embargo, las obras en las que trabaja siguen lejos de los mejores momentos de la empresa.


Mala nota

Tanto Moody’s como Standard and Poor’s bajaron la calificación crediticia de la firma ante su falta de liqudez.

Resiste

Pese a sus problemas, la firma trabaja en una estrategia de recuperación y descarta recurrir al concurso mercantil.

Respiro

Su filial ICA Flúor logró a mediados de noviembre un contrato por mil 100 millones de dólares para dar servicios a Pemex.


Índice de la actividad de la construcción




[Dé clic sobre la imagen para ampliar]

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.