El 2008 no debe utilizarse como punto de comparación: López Negrete

          Los sectores económicos  estaban inflados, a diferencia de hoy cuando sí tienen sustento, señala el Consejo de Promoción Turística de México.

Puerto Vallarta

Aunque el 2008 se suele utilizar como punto de comparación en temas económicos, incluyendo el turístico, “fue un año totalmente inflado” y por ello no deben usarse sus niveles como meta, de hecho en estos momentos el crecimiento está plenamente sustentado.

Así lo manifestó el director general del Consejo de Promoción Turística de México (CPTM), Rodolfo López Negrete, al hacer referencia a las metas que suelen fijarse los empresarios turísticos.

Desde hace años, se han fijado como metas recuperar los niveles de afluencia turística que se tuvieron en 2008, cuando se alcanzaron los máximos históricos en diversos renglones. Los siguientes años de crisis Puerto Vallarta llegó a disminuir en 400 mil los pasajeros vía aérea.

Sin embargo, López Negrete advirtió que las circunstancias actuales son muy diferentes a 2008 y “muchas veces se olvida el pasado”.

Detalló que 2008 fue un año que en general en el mundo en casi todos los negocios estaban inflados; “era la época de la gran burbuja, que después explotó y tuvo un impacto en los sectores, inmobiliarios, financieros, turísticos, en todos prácticamente, y a nivel global”.

Insistió en que es un año un tanto complicado de medir precisamente porque “todo mundo estaba viviendo más allá de lo que uno podía vivir. Eso también impactaba el turismo; la gente estaba viajando, comprando inmuebles, y después desgraciadamente no hubo el sustento financiero y vino el impacto negativo”.

Por ello prefiere no utilizar ese año como comparación “porque fue un año realmente ficticio”.

“Hoy vivimos en una situación totalmente diferente, estamos en mercados robustos, sólidos, no se ha creado alguna burbuja. Hoy tenemos un crecimiento sólido, consistente, bien fundado y que va a durar por varios años si seguimos invirtiendo en esta dirección”, concluyó.