• Regístrate
Estás leyendo: Un destino ideal para España
Comparte esta noticia
Lunes , 16.07.2018 / 18:15 Hoy

Un destino ideal para España

Las empresas españolas encuentran en territorio mexicano un entorno macroeconómico, político y legal adecuado para hacer negocios. 



Publicidad
Publicidad

Juan Carlos Martínez Lázaro

En los últimos años México se ha convertido en un destino prioritario para las empresas españolas. Con un volumen acumulado desde principios de los años noventa cercano a los 60,000 millones de dólares (mdd), España se ha convertido en el segundo inversor en México, tras Estados Unidos (EU). Este flujo inversor, que en sus orígenes tuvo como protagonistas a grandes multinacionales españolas en operaciones muy focalizadas, se ha extendido hoy a numerosas pequeñas y medianas empresas y abarca muchos sectores de la economía mexicana. En total, se estima que más de 5,000 empresas españolas están instaladas en México.

El atractivo que tiene México como destino inversor para las empresas españolas, es algo que detectamos en el Informe sobre inversión española en Iberoamérica, que realizamos en IE Business School desde hace diez años. No solamente México es el país de la región donde hay más presencia de empresas españolas, tanto grandes, como medianas y pequeñas, sino que también es uno de sus destinos favoritos a la hora de iniciar su proceso de internacionalización en la región.

¿Qué valoran las empresas españolas a la hora de instalarse en México? En primer lugar, el tamaño y las posibilidades de su mercado, que ha crecido mucho en los últimos años y que aún lo hará más en el futuro. Sin embargo, no solo es importante que el mercado sea amplio y que tenga recorrido, sino que se desenvuelva en un marco adecuado. Es decir, que las empresas que quieren instalarse en él encuentren un entorno macroeconómico, político y legal adecuado para poder llevar a cabo todo tipo de negocios.

Eso es algo que México viene ofreciendo en los últimos años a las empresas españolas: una economía con un crecimiento, que si bien no ha sido muy elevado, sí ha sido sostenido en el tiempo; una estabilidad política donde no han encontrado eco las opciones populistas, y un ordenamiento jurídico que respeta y fomenta las inversiones extranjeras.

Si a estos condicionantes internos le unimos las posibilidades que ofrece México como puerta de entrada al mercado norteamericano, no es de extrañar que en la última edición de nuestro Informe, las empresas españolas consultadas consideran a México como uno de los destinos donde más tienen pensado incrementar sus inversiones durante 2017. Todo eso teniendo en cuenta los riesgos económicos que podrían derivarse de las políticas que la nueva administración norteamericana amenazaba con implantar.

Otro aspecto no menos interesante de nuestro Informe hace referencia a la metrópoli preferida por las empresas españolas a la hora de establecer sus oficinas centrales para la región. Pues bien, Ciudad de México ha vuelto a ser, por tercer año consecutivo, el lugar preferido por ellas para ubicar sus cuarteles generales en Iberoamérica, por delante de Bogotá, Miami o Santiago.

En paralelo, al aumento continuado de la presencia de empresas españolas en México, en los últimos años, hemos asistido al inicio del proceso inverso. España se ha convertido en destino cada vez más popular entre las empresas mexicanas a la hora de establecerse fuera de sus fronteras y en la plataforma idónea para abordar sus operaciones en Europa.

[OBJECT] Si en el ámbito de las inversiones la relación bilateral se ha desarrollado de manera muy satisfactoria, en el ámbito comercial todavía hay muchas posibilidades de crecimiento. México es el primer destino de las exportaciones españolas en Latinoamérica, mientras que España es el segundo socio europeo de México, tras Alemania.

El comercio bilateral ha crecido de forma notable en los últimos años hasta superar los 7,500 mdd anuales, pero todo hace pensar que ese flujo comercial podría y debería verse incrementado notablemente en los próximos años, pues para las empresas de México y España sería bueno diversificar la alta concentración de sus exportaciones en EU y en la Unión Europea, respectivamente.

Cuando se acaba de cumplir el 40 aniversario del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre México y España, las relaciones económicas bilaterales se encuentran en su mejor momento y se verán, sin duda, incrementadas en los próximos años.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.