En el top del turismo médico

El profesionalismo del sector salud en México y los ahorros de hasta 80% en procedimientos médicos, detonan la industria.
New City Medical Plaza, en Tijuana, incluye torre de consultorios, hotel y zona comercial.
New City Medical Plaza, en Tijuana, incluye torre de consultorios, hotel y zona comercial. (Cortesía)

A principios del siglo XX era común que los médicos recomendaran a sus pacientes acudir a algún destino de playa para recobrar la salud, debido a los beneficios que representa un clima tropical, aire puro y estar al nivel del mar. Esta sugerencia aplica de la misma manera 100 años después en los destinos turísticos mexicanos, con el añadido de que ahora en estos sitios hay galenos de primer nivel para intervenciones quirúrgicas o tratamientos médicos sofisticados.

De acuerdo con las cifras de la Secretaría de Turismo (Sectur) en México, durante la última década se triplicó el ingreso de divisas por turismo médico, al pasar de 1,544 millones de dólares (mdd), en 2006, a más de 5,000 mdd en 2017.

2° lugar a nivel mundial ocupa México en turismo médico. Y 1.5 millones de pacientes recibió Tijuana en 2017.

El año pasado Sectur creó el Consejo Consultivo de Turismo Médico, que agrupa a actores del sector público, privado y organizaciones civiles para construir políticas públicas que fortalezcan este segmento turístico.

La realización de operaciones, tratamientos e intervenciones dentales, oftalmológicas e, incluso, cirugías cosméticas, se han convertido en el nuevo atractivo turístico, comenta Roberto Montalvo, coordinador de la Licenciatura en Administración de la Hospitalidad de la Universidad Iberoamericana.

De acuerdo con la red hospitalaria especializada en turismo médico Amerimed, los visitantes que se dirigen a México cada año eligen destinos que ofrecen la opción de disfrutar días de descanso, al mismo tiempo que tienen la oportunidad de recibir atención sanitaria de alto nivel a un costo más accesible de lo que pagarían en sus países de origen.

De acuerdo con la Secretaría de Salud (SS), los estados del país más relevantes como receptoras de turismo médico son: Sonora, Chihuahua, Nuevo León, Tamaulipas, Jalisco, Quintana Roo, Yucatán, Ciudad de México, San Luis Potosí, Puebla, Baja California y Baja California Sur.


Hospital global

Según ProMéxico, la entidad que promueve las exportaciones nacionales, el país está en proceso de evolución para convertirse de un destino médico relevante en las ciudades fronterizas, a un centro mundial de cuidados de la salud que ofrece una gama completa de especialidades y procedimientos que compiten directamente con los promocionados en países desarrollados.

“El crecimiento global en el flujo de pacientes y profesionales de la salud, así como de la tecnología médica, capital financiero y regímenes regulatorios internacionales, han dado auge a nuevos patrones de consumo y producción de servicios de salud en las últimas décadas”, revela el estudio Turismo de Salud publicado por ProMéxico el año pasado.

TE RECOMENDAMOS: Un imán para el turismo

Al año, alrededor de 14 millones de personas en el mundo viajan en busca de servicios de salud. En general buscan nueva tecnología, enfoques médicos de vanguardia, atención de calidad y menores costos.

De acuerdo con la SS, los gastos por atención médica en México son más bajos que en otras naciones. Por ejemplo, una rinoplastia es 56% más barata que en EU, mientras que un reemplazo de válvula cardiaca llega a ser hasta 89% más económico.


Potencial saludable

Según la Medical Tourism Association, el valor de mercado en el mundo se encuentra entre los 50,000 y los 70,000 mdd.

En el caso de México, según cifras de Euromonitor, para 2018 la proyección es que alcance un valor superior a los 5,300 mdd al ubicarse como el segundo destino más importante, en el mundo, para el turismo de salud, gracias a su infraestructura médica y a los profesionales capacitados tanto en el país como en EU, que trabajan en la frontera y ofrecen costos más accesibles.

56% más barata puede ser una rinoplastía en México que en EU.

Según los datos de ProMéxico, los médicos de las principales especialidades son ginecobstetras (16.7%), cirujanos (14.5%), anestesiólogos (14.4%), pediatras (13.1%) e internistas (un 7.5%); el resto pertenecen a otro segmento.

En cuanto a infraestructura médica, hay más de 120 hospitales certificados por el Consejo de Salubridad General. Además, hay otros centros de salud que cuentan con licencia de operación por parte de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), certificada por la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

“Las principales oportunidades de expansión se encuentran en EU, pues ese país participa con alrededor de 40% del gasto global en salud, donde 32% es a través de seguros privados, 12% gasto de bolsillo y el resto lo hizo el gobierno a través de diversos programas”, revela el estudio de ProMéxico. 

En total, más de 230,000 unidades económicas están relacionadas directa e indirectamente a la cadena de valor del turismo médico como son hospitales, laboratorios, clínicas, servicios de transporte, hoteles, operadores turísticos, entre otros.

Adicionalmente, los esfuerzos realizados por el presidente de EU, Donald Trump, por derogar el programa de salud conocido como “Obamacare”, y en el que ha presentado algunos avances, también representan un potencial de crecimiento para el turismo de salud, pues más de 20 millones de estadounidenses se quedarían sin seguro médico.

  • Nuevo León es uno de los estados con mejor dinámica en la industria de turismo médico.

En este escenario, México, con sus 17 clúster médicos, se convierte en opción para los pacientes que buscan buenos servicios y precios económicos para tratamientos y cirugías.

De entrada, algunas ciudades fronterizas ya comenzaron a modificar su infraestructura para ofrecer más servicios de este tipo, y Tijuana es una de las que más se beneficiarían.

El destino tiene proyectado brindar servicio, a partir de 2019, a los pacientes en un nuevo centro médico, llamado New City Medical Plaza, ubicado a menos de un kilómetro de la frontera con la ciudad de San Diego, California, lo que demuestra que está enfocado principalmente en atraer a los clientes provenientes del país vecino. El complejo de 26 pisos planea recibir turistas principalmente de EU. Este proyecto implicará una inversión de 50 mdd y se prevé que quede listo para este año. Contará con dos torres: una con infraestructura de salud y otra con un hotel.

Tan solo en 2017, Tijuana registró una afluencia de 1.5 millones de pacientes tanto nacionales como extranjeros.

TE RECOMENDAMOS: El must 2018: Los Cabos

En Cancún se encuentra la edificación de Ciudad Médica Wisdom Towers, que contará con dos hospitales, cuatro clínicas, cuatro comunidades de residencias para retirados y un centro comercial.

La razón del proyecto es que para 2018 se prevé un incremento de 11% en los ingresos del turismo de salud. Además, un viajero del segmento médico puede gastar hasta 13,000 dólares, mientras que un turista convencional eroga hasta 2,000 dólares.

Por su parte, la empresa hotelera Mundo Imperial anunció, el año pasado en Acapulco que, como parte de la inversión por 1,000 (mdd) para ampliar sus operaciones, edificará un hospital con especialidades en geriatría, cardiología y ortopedia para detonar el turismo médico en Guerrero.

En otros estados hay inversiones en infraestructura que provienen principalmente de empresas privadas como Grupo Ángeles, Cima, Galenia, San Javier, Tec Salud, Centro Médico ABC, Excel, Doctors Hospital, Star Médica, Almater y Poliplaza.

El “Trumpcare” podría dejar sin seguro médico a 14 millones de estadounidenses y hasta a 24 millones en una década, y México puede beneficiarse de ello, pues se prevé que los costos se mantengan hasta 60% más bajos en relación con los de EU.


Los desafíos

Aunque el mercado está en auge y se prevé un constante crecimiento, hay retos por superar. “Antes abrir un hospital (en Tijuana) era tarea sencilla. Ahora no, porque hay más regulaciones, certificaciones y la llegada de grandes consorcios que acaparan estas construcciones”, dice Carlos Varela, presidente de la Asociación de Doctores de México.

Varela explica que las grandes empresas monopolizan regiones y que los permisos para la construcción los privilegian, lo que limita la diversificación de la oferta para el resto de los competidores.

Otras desventajas que menciona son la depreciación del peso y el alza de los insumos internacionales, pues afectan los costos de las constructoras, lo cual limita la capacidad de desarrollo de este segmento turístico.

En la actualidad, mientras las empresas lidian con estos retos, también ven con buenos ojos las oportunidades que está dando el sector, por lo que se apresuran a incrementar su oferta.