• Regístrate
Estás leyendo: El tuit de Hillary que movió 15 mil mdd en el mercado
Comparte esta noticia
Domingo , 21.10.2018 / 18:42 Hoy

El tuit de Hillary que movió 15 mil mdd en el mercado

Un comentario contra el aumento de 5,000% en un medicamento fue suficiente para tirar las acciones de empresas de salud en EU.

Publicidad
Publicidad

Donald Trump es el maestro multimillonario de Twitter, pero Hillary Clinton envió un tuit de 15 mil millones de dólares.

“Un alza de precios de este tipo en el mercado de medicamentos de especialidad es indignante. Mañana voy a diseñar un plan para enfrentarlo”, tuiteó en septiembre pasado la candidata presidencial demócrata. Aunque fue el resultado de un caso particularmente atroz en el que una compañía adquirió un medicamento y rápidamente elevó el precio 5 mil por ciento, las palabras de Clinton fueron suficientes para sacudir las acciones de las empresas de salud de Estados Unidos. El índice de biotecnología de Nasdaq, el rincón de la bolsa de valores donde los inversionistas buscan el siguiente medicamento que genere dinero, perdió alrededor de 15 mil millones de dólares (mdd) al cerrar con una baja de casi 5 por ciento.

El tuit quedó en la memoria de Wall Street porque, hasta el momento, pocas cosas en la presente campaña electoral lo han hecho. Esto es un marcado contraste a lo que experimentan los expertos, políticos y electores para los que esta lucha por la Casa Blanca resulta ser muy atractiva. Sin embargo, para los gestores de fondos que tratan de evaluar el impacto potencial de las políticas sobre las carteras, las campañas electorales son molestas, y esta no es la excepción. La única moneda con la que Trump trabaja es su lema, mientras que Clinton tiene tal abanico de políticas que es difícil estar seguro de cuáles van a ser las que tengan prioridad si ella gana.

Ya que el día de la votación llegará hasta principios de noviembre, la elección no se encuentra en el centro de los radares de los inversionistas. Así que las conclusiones sobre lo que esta elección puede significar para los mercados son inevitablemente tentativas. Sin embargo, con los tres meses que quedan para descubrir quién será el sucesor de Barack Obama, vale la pena analizar la cuestión, y no hay un mejor lugar para buscar que en las acciones de cuidado de salud.

Abarcan desde operadores de hospitales hasta los principales fabricantes de medicamentos, la industria de cuidado de salud es una de las pocas en la mira de los dos candidatos. Ya que su interés data desde su época como primera dama, Clinton prometió terminar con los fuertes aumentos en los precios de los medicamentos y ampliar la Ley de Cuidado de Salud Asequible —Obamacare—. Aunque es un tema menos especial para la campaña de Trump, el candidato republicano acusa a las grandes farmacéuticas de estafar a lo programas de salud del gobierno y se comprometió a derogar el Obamacare.

Darle un mayor peso al Medicare —el programa de cuidado de salud con respaldo del gobierno para las personas mayores— y buscar negociar sobre el precio de los medicamentos, probablemente sea un obstáculo para las grandes empresas farmacéuticas. Mientras que derogar el Obamacare será un importante revés para los operadores de hospitales cuyas utilidades se pulieron por la expansión del seguro de salud a más estadunidenses. Los analistas de Barclays estiman que la legislación elevó 9 por ciento las ganancias de los operadores.

Hay señales de que las elecciones son una carga para el desempeño del sector de cuidado de salud.

Como se muestra con el tuit de Clinton, la contienda política es un factor de preocupación para el índice de biotecnología de Nasdaq desde que llegó a un máximo histórico en julio del año pasado. Después de un gran desempeño durante la recuperación del mercado de valores de EU a partir del mínimo de la crisis financiera en 2009, los grupos de biotecnología cayeron 13 por ciento este año. Incluso el índice de cuidado de salud del S&P 500 que cuenta con más defensas se empieza a desacelerar, con una ganancia de 4.1 por ciento en 2016, lo que representa su tercer peor desempeño entre los 10 sectores principales del S&P.

Aunque ese panorama está muy lejos de ser un temor real. De hecho, desde que el enfrentamiento entre Clinton y Trump se intensificó en las últimas semanas, el índice de biotecnología tuvo una fuerte recuperación. Desde que cayó a un mínimo para el año a finales de junio, el índice dio un salto de 24 por ciento como una mezcla de valoraciones más baratas, el optimismo sobre la generación de medicamentos y un mejor contexto global para el fortalecer la toma de riesgos frente a las preocupaciones electorales.

Los analistas de JPMorgan, por ejemplo, ahora le recomiendan a los inversionistas comprar acciones de cuidado de salud y deshacerse de las materias primas de consumo, un sector, que junto con los servicios públicos y las telecomunicaciones, fueron los principales ganadores de la mentalidad defensiva que dominó sobre los valores de EU este año. Al reconocer que el “riesgo” de cuidado de salud hará mucho ruido hasta el día de las votaciones, los analistas de JPMorgan advierten que cualquier cambio de política esencial para un caso de inversión en el sector “requerirá de una alineación considerable en Washington”.

En otras palabras, los republicanos o demócratas van a tener que llegar a la Cámara de Representantes y al Senado para que el Legislativo autorice un verdadero cambio en el sector de cuidado de salud.

Que los inversionistas evalúen este resultado como algo remoto es otra razón para el abrasador desempeño de la biotecnología en el último mes. También la presión sobre los gestores de fondos para asegurar no perderse ninguna recuperación importante en el segundo semestre ayuda a reparar el desempeño del primer semestre, cuando solo 18 por ciento de los fondos de inversión superaron el Russell 1000, de acuerdo con Bank of America Merrill Lynch.

Si esto no fuera suficiente, en cinco de las últimas seis elecciones presidenciales el sector de cuidado de salud superó el desempeño del mercado de valores general cerca de 4 por ciento en los seis meses posteriores a la votación.

Con Trump, que puso de cabeza la creencia política popular durante su camino para obtener la candidatura republicana, y Clinton como la primera candidata mujer, esta elección ya es histórica. Sin embargo, si el veredicto de los inversores de cuidado de salud —algunos de los observadores electorales más experimentados en Wall Street— sirve de algo, es que el cambio real bajo el presidente 45 tal vez no lo sea tanto.

richard.blackden@ft.com



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.