• Regístrate
Estás leyendo: Trump pone ultimátum a sector industrial de EU
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 14:58 Hoy

Trump pone ultimátum a sector industrial de EU

En su primera reunión presidencial con el ramo, también prometió reducir la regulación hasta 75% a firmas que quieran abrir instalaciones en la nación.

Publicidad
Publicidad

El presidente Donald Trump advirtió a los directores ejecutivos de EU que impondrá un impuesto fronterizo "enorme" a las empresas que trasladen al extranjero las operaciones de fabricación y exporten sus productos de vuelta a Estados Unidos.

En su primera reunión con líderes industriales en la Casa Blanca, desde su toma de posesión del viernes, Trump señaló que juzgará severamente a las empresas que trasladen sus operaciones de producción fuera de EU; pero también prometió que su administración le garantizará a las firmas que quieran abrir instalaciones en EU enfrentarse a menos regulaciones.

Trump dijo a los líderes empresariales —entre ellos Elon Musk, director ejecutivo de Tesla, y Marillyn Hewson, directora ejecutiva de Lockheed Martin— que aplicará un "enorme impuesto fronterizo" a los bienes que las compañías estadunidenses produzcan en el extranjero, pero que ofrecerá "ventajas" a aquellas que fabriquen productos a escala nacional. También repitió su promesa de campaña de reducir las regulaciones hasta 75 por ciento, sin dar más detalles.

"Si vas a otro país y decides que vas a cerrar una fábrica en Estados Unidos y eliminas los puestos de trabajo de
2 mil o 5 mil personas... vamos a imponer un impuesto fronterizo muy importante sobre el producto cuando ingrese, lo cual creo que es justo", señaló el ejecutivo.

Si bien Trump hizo amenazas similares durante su campaña y después de su elección el 8 de noviembre, la advertencia del lunes pone sobre aviso a las empresas acerca de su intención de igualar la retórica de campaña, con acciones. En su discurso inaugural, Trump afirmó que EU "hizo ricos a otros países mientras que la riqueza, la fortaleza y la confianza de nuestro país desapareció en el horizonte". Señaló que implementará una política de "Estados Unidos primero", la cual implicaría dos reglas: "Comprar producto nacional y contratar a estadunidenses".

Trump también recibió un impulso el lunes cuando Marco Rubio, el senador republicano de Florida que contendió por la presidencia, dijo que votaría a favor de Rex Tillerson, exdirector ejecutivo de ExxonMobil y candidato a la Secretaría de Estado. Rubio, miembro del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, fue uno entre varios republicanos que expresó su preocupación sobre los estrechos vínculos que tiene Tillerson con el presidente ruso, Vladimir Putin.

"Dada la incertidumbre que existe tanto en el país como en el exterior sobre la dirección de nuestra política internacional, jugará contra nuestros intereses nacionales que la confirmación se retrase innecesariamente o que esté envuelta en polémica", dijo Rubio, quien planteó sus preocupaciones sobre si Tillerson tendrá una postura firme en materia de derechos humanos. "Por lo tanto, a pesar de las reservas que tengo, apoyaré en el comité y en el pleno del Senado la candidatura de Tillerson".

John McCain, senador republicano por Arizona, y Lindsey Graham, senador republicano por Carolina del Sur, también dijeron durante el fin de semana que respaldarán a Tillerson a pesar de tener reservas, algo que abre el camino del petrolero texano para su aprobación en el Senado, donde los republicanos tienen una mayoría de 52-48 frente a los demócratas.

En sus primeros días en el cargo, se esperaba el aviso formal de Trump de que Estados Unidos no participará en la Asociación Transpacífico, un acuerdo comercial histórico entre 12 países que Barack Obama consideró como parte de su "giro" a Asia. "También se espera que le notifique formalmente a Canadá y México que su administración quiere renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Tlcan), el cual se firmó en 1994 cuando Bill Clinton era presidente.

La primera semana de Trump con puestos vacíos y tareas urgentes.

Donald Trump entra a la primera semana completa de su presidencia con tareas urgentes en casa y en el extranjero, pero todavía no cuenta con un secretario del Tesoro o ni de Estado, que lo ayuden.

El nuevo presidente, quien esta semana sostendrá su primera reunión internacional, recibió noticias positivas el domingo por parte del Senado de EU sobre uno de sus candidatos más importantes al gabinete: John McCain y Lindsey Graham, dos republicanos que expresaron sus dudas acerca de Rex Tillerson, el candidato de Trump para la Secretaría de Estado, dijeron que votarán para confirmar al exdirector ejecutivo de ExxonMobil.

Pero con solamente dos miembros del gabinete confirmados hasta el momento, Trump queda muy por detrás de los siete que fueron confirmados cuando Barack Obama tomó posesión en 2009, lo cual genera preocupaciones de que podría enfrentar un periodo turbulento sin altos funcionarios en sus puestos.

Chuck Schumer, el principal demócrata en el Senado bajo el control republicano, expresó su oposición a algunos de los candidatos, dijo que Trump formó un "gabinete pantanoso, con multimillonarios y banqueros". Pero agregó: "no nos vamos a oponer solo porque tenga el impreso el nombre de Trump", y señaló que es probable que el Senado vote el lunes sobre la candidatura de Mike Pompeo, nominado para dirigir la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés), y "existe toda la probabilidad" de que se respalde.

Después de la toma de protesta de Trump el viernes, el Senado aprobó las candidaturas de los generales retirados James Mattis y John Kelly, para dirigir la Secretaría de la Defensa y el Departamento de Seguridad Nacional, respectivamente.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.