• Regístrate
Estás leyendo: Con Trump, crece 12.1% déficit comercial de EU
Comparte esta noticia
Miércoles , 15.08.2018 / 02:58 Hoy

Con Trump, crece 12.1% déficit comercial de EU

La balanza negativa con China llega a una cifra récord; con México, en su segundo registro más alto en la historia de la relación entre ambas naciones.

Publicidad
Publicidad

El déficit comercial de Estados Unidos creció 12.1 por ciento, su nivel más alto desde 2008, en el primer año de la administración de Donald Trump, lo que sugiere que el mandatario logra pocos avances en su promesa para reescribir la relación comercial con el mundo.

Los economistas dicen que el aumento en el déficit de bienes y servicios de Estados Unidos, que llegó a 566 mil millones de dólares el año pasado, en gran medida fue a causa de que mejoró la economía nacional y aumentó la demanda de productos importados entre los consumidores y las empresas. Las exportaciones estadunidenses crecieron 5.4 por ciento, para llegar a 2 mil 300 millones de dólares, su segundo nivel más alto en registro, mientras que las importaciones alcanzaron un récord de 2 mil 900 millones de dólares en 2017.

Pero los nuevos datos destacan los peligros políticos que Trump creó para sí mismo al nominar a los indicadores como el déficit comercial de Estados Unidos —y los índices de la bolsa de valores— como una medida del desempeño presidencial.

El déficit de productos con China, al que Trump el mes pasado declaró como “insostenible” en una conferencia telefónica con Xi Jinping, su contraparte en Pekín, creció a un récord de 375 mil 200 millones de dólares el año pasado. La misma cifra con México, a la que Trump criticó repetidamente, alcanzó 71 mil millones de dólares en 2017, el segundo mayor nivel en registro.

La Casa Blanca no respondió de forma inmediata a la solicitud de comentarios.

Los economistas dicen que las acciones presidenciales, entre ellas el plan de Trump para reescribir el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC), probablemente haga poco para reducir el déficit comercial en el corto plazo. Además, las consecuencias de las otras políticas económicas del presidente, como los recortes de impuestos que aprobaron los republicanos a finales del año pasado, probablemente aumenten el déficit.

“Las últimas cifras del déficit reflejan las condiciones macroeconómicas en Estados Unidos, incluido un fuerte gasto del consumidor”, dijo Mary Lovely, economista de la Universidad de Syracuse quien ahora es profesora visitante del Peterson Institute for International Economics.

“Los cambios en política comercial en 2017 fueron pequeños y, en cualquier caso, no pudieron mover la dirección del déficit. Si los recientes recortes de impuestos estimulan el gasto y la inversión empresarial en Estados Unidos, como espera el presidente, bien podríamos ver un déficit aún más grande para 2018”.

Los demócratas y sindicatos dicen que las promesas sin cumplir de Trump sobre el comercio contribuyeron al deterioro de la balanza estadunidense.

El gobierno de Trump señaló sus planes de asumir una postura más contundente hacia China, sobre todo este año, con una investigación a las prácticas de Pekín sobre la propiedad intelectual que se espera que en los próximos meses conduzca a aranceles o a otro tipo de acciones. También está la renegociación del TLC con Canadá y México.

Pero la acción rápida y radical que prometió Trump sobre el comercio al llegar al cargo todavía no se hace realidad. El gobierno se enredó en debates internos sobre qué medidas debe tomar contra China, y las negociaciones del TLC avanzan de una forma mucho más lenta de lo que se anticipó.

“Ya que el presidente considera que nuestra balanza comercial es un importante factor de la salud económica de Estados Unidos, el déficit récord con China, sobre todo, debe ser muy preocupante para él. Lo que me intriga es por qué no ha tomado medidas concretas para hacer responsable a China por su comportamiento mercantilista que contribuyó a este desequilibrio”, dijo Scott Paul, presidente de la Alliance for American Manufacturing, que está afiliada al sindicato de los trabajadores siderúrgicos estadunidenses y presiona por las políticas de “Hecho en Estados Unidos”.

Eswar Prasad, economista de la Universidad de Cornell y quien dirigió la división de China del Fondo Monetario Internacional (FMI), dijo que le preocupa que el creciente déficit comercial con el país asiático pueda reforzar la opinión dentro de la administración Trump de que tienen que actuar para restringir las importaciones chinas.

“El riesgo es que ese tipo de acciones derive en una serie de restricciones de toma y daca en el comercio bilateral y los flujos de inversiones que serían perjudiciales para ambas economías”, dijo. “Este enfoque de la administración hacia un déficit comercial bilateral coloca a China en una posición difícil, ya que ese déficit en gran medida se alimenta tanto de las condiciones macroeconómicas de los dos países como de las política comerciales”.

Sin embargo, para muchos economistas la ansiedad que provoca el déficit comercial está fuera del lugar en un entorno donde la economía de Estados Unidos se ve cada vez más fuerte. Sobre todo, como señalan, cuando las exportaciones estadunidenses siguieron aumentando, y el valor de los productos enviados a China alcanzó un récord de 130 mil millones de dólares.

Estados Unidos todavía mantiene un superávit saludable de sus exportaciones de servicios de alto valor, aunque cayó ligeramente el año pasado. Si bien el déficit de productos estadunidenses creció a 810 mil millones de dólares el año pasado, el superávit de servicios cayó 1.5 por ciento, para llegar a 244 mil mdd.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.