Ruiz Esparza niega favoritismo a consorcio chino

El secretario de Comunicaciones y Transportes dijo que la propuesta del consorcio que encabeza la empresa China Railway Construcción Corporation era difícil de igualar.
El titular de la STC expuso a senadores el proyecto de tren rápido México-Querétaro.
El titular de la STC expuso a senadores el proyecto de tren rápido México-Querétaro. (Cortesía)

Ciudad de México

Ante los cuestionamientos en el Senado en el sentido de que se privilegió a empresas relacionadas con el gobierno de Enrique Peña Nieto para la adjudicación del tren México-Querétaro, el secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, reconoció que existieron presiones en tiempo para aceptar la propuesta del consorcio chino.

Al comparecer en el Senado, apuntó que "era altamente probable que el consorcio chino retirara su oferta en caso de que concediera un mayor plazo en la presentación de las ofertas y el crédito ofrecido por el Exim Bank de China tenía un plazo de vencimiento el 20 de marzo, por lo que se perdería la oferta y una oportunidad difícil de igualar".

La oferta del consorcio considera un financiamiento del Exim Bank de la República China por 85 por ciento del monto del contrato bajo las siguientes condiciones, un plazo de 25 años, dos de gracia y una tasas de interés de 3.22 por ciento, que supone un ahorro para el gobierno de 2 mil 600 millones de pesos.

Sobre los cuestionamientos de los senadores de que se favoreció a las empresas relacionadas con Enrique Peña Nieto, rechazó que sea nepotismo; "no es un tema de amistades, es un tema de empresas", e insistió en que no hubo privilegio de información para el consorcio que encabeza la empresa China Railway Construcción Corporation (CRCC).

Aunado a ello, se negó otorgar el plazo a empresas como Alstom y Bombardier porque prácticamente tenían información desde año y medio antes; además, de las 16 firmas que se disculparon por no presentar propuestas, únicamente cinco son especialistas en trenes de alta velocidad, las demás son constructoras que buscan participar en el proyecto mediante un consorcio.

Alstom y Siemens son las que potencialmente pudieron haber presentado una oferta; sin embargo, en el caso de la primera, en alianza con OHL, exhibió una propuesta por la ampliación del tren de Guadalajara, y la segunda solicitó una ampliación por seis meses, peticiones que resultaron improcedentes debido a que la información correspondiente al proyecto les fue presentada desde noviembre de 2013.