• Regístrate
Estás leyendo: Transporte y almacenes, retos de los gasolineros
Comparte esta noticia
Miércoles , 21.11.2018 / 14:20 Hoy

Transporte y almacenes, retos de los gasolineros

Dado que la propiedad de la infraestructura, para transportar y almacenar combustible, es de Pemex; en el corto plazo pueden darse problemas de competencia, dijo el Cidac.

Publicidad
Publicidad

En materia de competencia económica son múltiples los retos que se prevén a corto, mediano y largo plazos, derivados de adelantar los permisos a inversionistas privados para importar gasolina, alertó el Centro de Investigación para el Desarrollo AC (Cidac).

En su reciente análisis “Gasolina en México: retos en competencia hacia el libre mercado”, refiere que el primero es la propiedad de la infraestructura de transporte y almacenamiento de combustibles, pues previo a la reforma energética la producción e importación estaban reservadas a Pemex.

Era el único interesado en poseer y operar la infraestructura requerida para la importación, transporte y almacenamiento; “dada esa propiedad histórica de Pemex sobre la infraestructura, en el corto plazo podrían observarse problemas de competencia al considerarse ésta como un insumo esencial”.

Los inversionistas privados tendrán que solicitar el acceso a la infraestructura de transporte y almacenamiento de la petrolera a la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

De acuerdo con la Secretaría de Energía, son 22 empresas las que tienen la intención de importar gasolina y diésel, mismas que ya tuvieron la autorización.

El mismo director general de Pemex, José Antonio González Anaya, ha reconocido que la compañía jugará un papel preponderante e importante en ese trabajo; “esa infraestructura le pertenece a la empresa y si alguien más la quiere utilizar va a pagar un precio justo”.

El Cidac destaca que la CRE está implementando instrumentos legales para garantizar el acceso abierto y no discriminatorio a la infraestructura de Pemex para los agentes económicos privados interesados en la importación de gasolina, que van desde los permisos para el uso de ésta hasta las tarifas que se aplicarán.

“No obstante, la información disponible sobre la asignación de la infraestructura de transporte y almacenamiento para los agentes aún está incompleta”.

En un plazo más largo existe el riesgo de prácticas anticompetitivas de abuso de dominancia, que en una primera instancia está asociado con la presencia de grandes grupos gasolineros y alianzas.

“Esos grupos, dada la red de estaciones de servicio que ya tienen desarrollada, los recursos financieros con los que cuentan y los servicios adicionales que ofrecen, pudieran incurrir en estrategias comerciales que les permitan capturar mercados y dificultar el acceso a nuevos participantes”.

Pueden aparecer monopolios u oligopolios locales o regionales. O se puede dar una integración vertical que incluya desde la importación y el almacenamiento hasta el transporte y la distribución del combustible, lo que dificulta la actividad de los agentes económicos que no lleguen a estar integrados en la cadena.

“Si bien adelantar los permisos para importar gasolina busca facilitar el paso a un mercado desregulado a partir de 2018, 21 meses pueden no ser un periodo lo suficientemente largo para garantizar que un mercado totalmente libre y competido comience a operar ese año”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.