Toshiba endurece pleito contra Western Digital

La empresa japonesa exige a la compañía estadunidense que deje de interferir en la venta de su operación de chips de memoria.

Tokio

Toshiba se lanzó a la ofensiva en su disputa legal con Western Digital; le advirtió al fabricante estadunidense de chips que deje de interferir en la venta estimada en 20 mil millones de dólares de su operación de chips de memoria, un acuerdo crítico para el futuro de la compañía japonesa en problemas.

La advertencia es la respuesta más fuerte de Toshiba a la fecha, en una batalla legal sobre si el derecho que tiene para vender su operación de chips tiene la restricción de las condiciones de su empresa conjunta con Western Digital.

La creciente disputa complica los esfuerzos del gobierno japonés para asegurar un comprador adecuado para los activos de Toshiba. Las acciones de la compañía japonesa subieron 4.4 por ciento para llegar a 251.4 yenes la tarde del martes en Tokio.

La venta de la operación de fabricación de chips de Nand altamente rentable de Toshiba, está en el centro de los esfuerzos para apuntalar las finanzas de un grupo muy golpeado por las enormes pérdidas de valor en su operación nuclear.

La posibilidad de la venta de una de las “joyas de la corona” de Toshiba atrajo ofertas de consorcios que combinan participantes de capital privado y participantes industriales de todo el mundo.

En una carta que pudo ver Financial Times, se amenaza con empezar un litigio contra Western Digital; los abogados de Toshiba acusaron a la firma estadunidense de montar una campaña indebida de “interferencia intencional” en el intento de Toshiba de vender su operación de chips.

El recrudecimiento del lenguaje se produjo después de que Western Digital exigió derechos para una negociación exclusiva en una carta que envió al consejo de administración de Toshiba a principios de abril, donde se argumentaba que la venta de la empresa de chips sin su consentimiento sería una violación a su acuerdo de empresa conjunta.

Toshiba rechazó ese argumento y amenazó con bloquear a los empleados de Western Digital de todas las instalaciones y bases de datos de Toshiba involucradas en la empresa conjunta de fabricación de chips, tan pronto como el próximo lunes.

La advertencia se lanzó en una carta que envió el 3 de mayo el gerente general de asuntos legales de Toshiba a su contraparte en Western Digital. En la carta, Toshiba acusa a la compañía estadunidense de crear “problemas operativos” en la empresa conjunta y exige que Western Digital cumpla con los acuerdos que sostienen la compañía conjunta. “Si Western Digital se niega, Toshiba Memory Company no tendrá otra opción más que proteger sus derechos de propiedad intelectual al suspender el acceso de los empleados de Western Digital a las instalaciones, redes y bases de datos de TMC”, se dijo en la misiva.

En una carta por separado que envió el bufete de abogados que representa a Toshiba en la venta de la operación de chips, se dijo que el consentimiento de SanDisk, el socio original de Toshiba, que adquirió Western Digital el año pasado, no era necesario para la transferencia de acciones en la empresa conjunta.

Un portavoz con sede en Tokio de SanDisk y Western Digital, no quiso hacer comentarios además de decir que el grupo analiza las misivas.

En la carta de los abogados externos de Toshiba se alega que hay “una campaña generalizada para obstaculizar las relaciones de Toshiba con su bancos y postores”. Se dijo que Western Digital quería aprovechar los derechos de consentimiento de SanDisk para obligar a Toshiba a otorgar derechos que no tenían a la empresa de EU.

La conclusión en la carta es que si bien Toshiba esperaba evitar un litigio, es probable que “no tenga otra opción para encontrar todas las soluciones disponibles” si Western Digital continúa interfiriendo en la venta de su operación de chips.

La disputa ensombrece los esfuerzos de Western Digital para lanzar una oferta conjunta por la operación de flash de memoria de Toshiba, con un fondo respaldado por el gobierno y el grupo de capital privado KKR. De acuerdo con personas con conocimiento directo de las negociaciones, la Corporación de la Red de Innovación de Japón (INCJ, por su sigla en inglés) busca unirse a una compañía estadunidense para evitar que la tecnología de Toshiba caiga en manos de empresas de China o de Corea del Sur.

Entre los grupos que estuvieron la primera ronda de licitación se encuentra Broadcom, que se asoció con Silver Lake.

Los analistas dicen que Western Digital, que ofreció un precio de oferta por debajo del de otros postores, se considera un candidato con pocas posibilidades por sí solo,  ya que Toshiba necesita un comprador con mucho dinero para que pueda hacer inversiones de entre 3 mil y 4 mil millones de dólares cada año para poder competir con Samsung Electronics, el fabricante de flash de memoria Nand más grande del mundo.

En su carta a Toshiba, Western Digital señaló a Broadcom como un postor no adecuado al decir que sus tratos con el grupo con sede en California se deterioraron después de que lo adquirió el fabricante de chips con sede en Singapur, Avago, por 37 mil millones de dólares.