El 25% de las tortillerías están en riesgo de cerrar

A consecuencia de la competencia desleal y del acaparamiento de grano que se da a nivel nacional por las grandes empresas, advierte el líder de Industriales en La Laguna.
Los comercios informales le “pegan” a la producción local.
Los comercios informales le “pegan” a la producción local. (Manuel Guadarrama)

Torreón

Alrededor del 25% de las 320 tortillerías que operan en la Comarca Lagunera, pudieran estar en riesgo de cerrar ante la situación de incosteabilidad financiera que viven a consecuencia de la competencia desleal, así como el acaparamiento de grano que se da a nivel nacional por las grandes empresas harineras.

Adicionalmente dijo, se verán afectados por el aumento de la carga fiscal, lo que vendrá a perjudicar al sector, según señaló José Guadalupe de la Torre Nava, presidente de la Unión de Industriales de la Masa y la Tortilla en La Laguna.

Advirtió que será necesario que el Gobierno Federal implemente una reserva en los inventarios de grano, con el fin de disminuir el impacto que genera el acaparamiento del maíz, hecho que se recrudeció con los huracanes registrados el mes pasado. Expuso que es necesario que la autoridad federal implemente estas medidas, para disminuir el precio de los granos que han ido ala alza en los últimos meses.

Mientras que las grandes empresas harineras como Maseca, compran a los agricultores la tonelada de grano de maíz a 3 mil pesos, ellos venden la harina de maíz procesada a los industriales en 12 mil pesos la tonelada, generándose ahí las afectaciones económicas. El posible cierre de las tortillerías en La Laguna dejará a una gran cantidad de trabajadores sin empleo, pues se estima que en cada una laboran entre tres y cinco personas.

“El costo de producción anda entre 10.70 y 10.80 pesos el costo de producción, pero hay personas que lo están ofertando muy por debajo, en perjuicio de muchos compañeros, muchas tortillerías están a punto de colapsar y cerrar sus puertas por este tipo de competencia desleal y ruinosa que los coloca en una situación crítica. Pero como no es el precio a la alza, la Comisión Federal de Competencia no hace nada al respecto; si tomamos en cuenta el número de trabajos que se generan en cada tortillería de tres a cuatro empleos directos, perjudica a la economía de la región”.

“Posiblemente haya presiones de precios a la alza ya que a los agricultores les van a cambiar posiblemente su estatus hacendario. Actualmente grandes compañías como Mimsa, Maseca, entre otras, en el tipo de agricultura por contrato, les proporcionan semilla, fertilizante, condicionándolos a que les vendan la cosecha. Cuando levantan la cosecha, si el precio está muy alto, van y lo compran en el extranjero barato, para obligar a que se bajen los precios en el país. O de lo contrario, hacen que se sometan a las normas marcadas en el contrato”, expuso.

De tal manera, que al ser el primer eslabón en la cadena maíz-tortilla, el agricultor  se ve afectado.

Aseguró que los industriales de la masa y la tortilla ha propuesto ante la Secretaría de Economía para que el gobierno tenga reserva de grano tanto de maíz como de trigo, para evitar este tipo de especulaciones y evitar que los particulares hagan la especulación y modifiquen la oferta y la demanda.