• Regístrate
Estás leyendo: "Torreón tiene una cultura muy chambeadora, entrona"
Comparte esta noticia
Martes , 13.11.2018 / 21:14 Hoy

"Torreón tiene una cultura muy chambeadora, entrona"

Entrevista

Jesús Pérez Altamirano, director general deNóvament, empresa que ofrece servicios integrales de desarrollo de cultura estratégica organizacional.
Publicidad
Publicidad

Para el empresario consultor Jesús Pérez Altamirano, los pequeños y medianos empresarios de la Comarca Lagunera están mostrando un interés por hacer crecer sus negocios.

El director general de la firma Nóvament, que ofrece servicios integrales de desarrollo de cultura estratégica organizacional, a través de herramientas prácticas y sencillas que permiten maximizar los recursos, reconoció que aunque el reto en las empresas sigue siendo la capacitación, él identifica que la región tiene un gran potencial.

De ahí que ha decidido abrir operaciones también en La Laguna, donde ve una gran inquietud de los empresarios por mejorar su desempeño en su actividad productiva. 

¿Cuál es el objetivo principal en Nóvament? 

Somos una consultora que ayudamos a las empresas a que puedan fijar lo objetivos que quieran lograr a largo plazo y vemos cómo vamos moviendo a la gente a esa cultura de trabajo, de más innovación, más retos y flexibilidad.

Llevamos siete años, estamos basados en Monterrey aunque desde hace seis años hemos estado en La Laguna atendiendo a Microsip, quienes han sido nuestros clientes más importantes, AR Médica, Players, son tres grandes clientes con los que hemos trabajado.

Al ver esta necesidad comenzaron a haber más empresarios de La Laguna, buscando ayuda al darse cuenta que tienen que mover su modelo de negocio y hemos decidido hace tres meses abrir operaciones formalmente en La Laguna y ya atendemos a once empresas de la región, que están obteniendo resultados que se sostengan con el tiempo. 

¿Cuál fue el origen de este esquema de negocio?

Yo trabajaba en una dirección general de una tienda que vendía materiales para la construcción de CEMEX, veníamos de un trasfondo de planeación estratégica donde encuentro que nos robaban mucho, casi un millón de dólares al año, tenía mucha rotación de gente y eran poco productivas y las tiendas poco rentables.

Quise meterme en fijar objetivos e indicadores y seguían los mismos problemas. 

Tomé la decisión de trabajar con la gente y empecé a ligar objetivos de negocio con la gente, teniendo las habilidades con la aptitud y la actitud, que tengan cultura de que quieran cambiar, tener retos y hambre de salir adelante. 

Cuando se logró ligar esto, los fraudes bajaron a casi cero, la rotación bajó de igual manera y pasamos de 20 a 80 sucursales haciéndolas a todas casi rentables.

De tal manera que ligar el negocio con la gente genera mucho dinero, el tema es que siempre está peleado: El que es bueno en negocios, no entiende a la gente y los que están muy enfocados al desarrollo humano no entienden cómo la gente te afecta a los resultados. 

Los de Recursos Humanos no saben hablar de negocios y los directores y dueños de empresa no saben entender bien al recurso humano. 

¿Cómo es que ante este panorama una empresa como Nóvament dar la solución?

Nosotros creamos esos puentes. Todo mundo dice que el recurso humano es lo más importante, pero no. La gente correcta es el activo más importante de la empresa, el problema es cómo asegurarse que se tiene a las personas correctas y este es el problema al que se enfrentan las empresas.

¿Qué tipo de empresas son las que atienden?

De todo, la que más hemos trabajado es con las de las industria de la construcción. En Torreón llevamos mucho tiempo trabajando con empresas de tecnología como Microsip, de servicios como AR Médica, industriales y de comercialización como Grupo Milex. 

Al final las problemáticas son similares, el tema es cómo lo quieran lograr, lo importante es cómo ligarlo con el recurso humano. Nosotros analizamos lo que pasa en la cultura de las ciudades. 

Torreón tiene una cultura muy chambeadora, se mete, es entrona. Con la inseguridad, se desaceleró todo, pero justo hace un año vi como el empresario que venía corriendo y luego empezó a caminar, ya comenzó a trotar de nuevo, se nota que hay ganas de hacer las cosas diferentes, en menos de tres meses hay empresas que han decidido arrancar proyectos que les ayuden a subir al siguiente nivel y se preparen para los cambios que vienen adelante. 

Esto para mi es un termómetro de que el empresario lagunero se está empezando a mover, pero sí les falta volverse a poner en el nivel que puedo ver en Monterrey, en Ciudad de México, Guadalajara, en Querétaro, sí se quedó atrás, por lo que tendrán que hacer su curva de volver a alcanzar los niveles que se quieren lograr. 

El que decida moverse más rápido puede desarrollar una ventaja competitiva, que lo pueda diferenciar de los otros competidores locales o foráneos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.