• Regístrate
Estás leyendo: Temen ‘fintech’ que ‘brexit’ afecte su competitividad
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 06:43 Hoy

Temen ‘fintech’ que ‘brexit’ afecte su competitividad

Tras la salida de la UE, prevén que Reino Unido sea más cauteloso en liberalización de finanzas al consumidor.

Publicidad
Publicidad

Jonathan Ford

Muchos ejecutivos de la banca británica se quejan abiertamente sobre los abanicos de la legislación financiera posterior a la crisis proveniente de Bruselas.

Eso no ocurre con Anne Boden, fundadora de Starling, parte de un grupo de bancos exclusivamente digitales que busca competir con los pesos pesados de las finanzas minoristas de Reino Unido, y quien afirma entusiasmada que las directrices de la Unión Europea que otros profesionales de las finanzas adoran odiar, de hecho ayudaron a que Londres se convirtiera en el centro de tecnología financiera (fintech) que es en la actualidad.

También le preocupa que al final, cuando Gran Bretaña salga del bloque, el ritmo de liberalización bancaria se reduzca, dándole a las grandes financieras atrincheradas más alcance para aplastar a la competencia.

“Tenemos que asegurarnos de no perder la siguiente oleada de legislación sobre la competencia”, dice Boden. Asimismo, le preocupa que después del brexit, los grandes bancos nacionales magnifiquen su poder de cabildeo, y con eso la capacidad de impedir la reforma.

“La Unión Europea sacó una legislación de pagos y banca muy buena”, agrega. “Sé que a los bancos tradicionales no siempre les gusta, pero si los ves desde un punto de vista de competencia e innovación, y sobre todo para el desarrollo de la tecnología financiera, entonces la legislación europea ha sido muy importante y buena”.

Starling es una startup bancaria comparativamente rara en el de otra manera bullicioso panorama del fintech británico. Se fundó en 2014 con 48 millones de libras de capital de Harald McPike, un inversionista que se encuentra en Bahamas, evitó la ruta rápida al mercado, prefirió construir una institución totalmente independiente desde cero. También creó todo su sistema e infraestructura de tecnología de la información desde cero.

El competidor tiene una licencia bancaria y el mes pasado logró una adhesión total al sistema de pagos más rápidos de Reino Unido.

Ex directora de operación de Allied Irish Banks, Boden se animó a crear Starlings debido a los cambios de liberalización sobre lo que había sido un sistema relativamente cerrado y oligopólico. Una directriz de la Unión Europea sobre los servicios de pago en 2007 obligó a los bancos tradicionales a abrir los sistemas de pagos nacionales que controlaban para los participantes.

Las startups ya no tuvieron que depender de los sistemas de los grandes bancos solo para ofrecer servicios básicos. Resultó ser una gran medida de reducción de costos. “Los bancos manejaban los pagos como una empresa para generar utilidades, cobraban una libra esterlina por un solo pago”, recuerda.

Una segunda directriz de la Unión Europea obliga a los bancos a abrir sus valiosos datos de clientes a sus rivales, lo que facilita los argumentos de la venta de los servicios de los competidores. Boden considera esto como una oportunidad para Starling, cuya principal propuesta de venta es su tecnología inteligente y amigable, así como su aplicación.

Por lo tanto, también tiene una preocupación sobre si Gran Bretaña en la etapa posterior a la Unión Europea se vuelva más cautelosa sobre la liberalización de finanzas al consumidor. “La directriz de servicios de pagos fue una gran parte de lo que hizo que Reino Unido se convirtiera en un vibrante centro de fintech”, dice.

El brexit plantea otros retos para las empresas incipientes. Alrededor de un quinto de los 80 empleados de Starling son del extranjero, la mayoría de ellos son de la Unión Europea, y la salida de Gran Bretaña probablemente aumente los obstáculos burocráticos para contratar personal del continente. “Vamos a terminar con más burocracia y mayor esfuerzo para contratar a las personas talentosas” dice.

Las ramificaciones del brexit se extienden al modelo de negocio del banco. Sterling planeaba lanzar sus servicios en Europa en los próximos dos años, aprovechando el pasaporte de servicios financieros de la Unión Europea para expandirse en otros países.

“Es decepcionante que no podamos ir al extranjero utilizando el proceso de pasaporte”, dice. “Pero si tenemos que conseguir la aprobación en otra parte, todavía tenemos energía para hacer eso”.

Boden tiene confianza en que Reino Unido se mantendrá como un importante centro de tecnología financiera, independientemente de lo que pase. “Hay algunos competidores en Europa, sobre todo en Berlín, que tratan de hacer un argumento de ventas para el negocio”, dice.

Pero los rivales se enfrentan a una batalla cuesta arriba. “Londres es muy atractivo, gracias a la cultura y al estilo de vida”, dice. “A la gente realmente le gusta vivir aquí, y eso hace que sea más fácil contratar personal altamente calificado”.

Berlín puede ser un verdadero competidor, pero no tiene el patrimonio financiero. “Silicon Valley tampoco”, agrega Boden. “Y el regulador no es favorable”. ¿En cuanto Nueva York? “Simplemente no tiene la tecnología”.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.