Un crecimiento tenso en telecom

Este sector tuvo un buen incremento durante 2016 gracias a las reformas y regulaciones. Se espera que la tendencia siga, aunque con retrasos. 
Altan fue el ganador de la Red Compartida, la cual se espera llegue al 85% de la población en 2022.
Mayor cobertura. La SCT anunció al consorcio Altan como ganador de la red compartida, la cual se espera llegue al 85% de la población en 2022, después de comenzar con 30%. (Shutterstock)

El sector de las telecomunicaciones se movió en 2016 al ritmo de regulaciones que disminuyeron los precios de las telecomunicaciones e incrementaron la competencia en el sector. Proyectos de infraestructura lanzados por el Estado mexicano prometen hacer crecer al sector, pero la incertidumbre derivada de la llegada de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos (EU) y la desconfianza económica de los últimos meses pondrá tensión al crecimiento de las empresas que operan en el país. 


2016, los proyectos del Estado

El año que recién terminó transcurrió bajo licitaciones organizadas por el gobierno que buscan ampliar la cobertura de servicios de telecomunicaciones y radiodifusión. Apenas el 17 de noviembre, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) anunció al ganador del proyecto de red compartida que hacia marzo de 2018 deberá comenzar operaciones con una cobertura mínima de 30% de la población mexicana y seis años más tarde llegar a 85% de la población total. 

El ganador, denominado consorcio Altan, está conformado por nueve entidades financieras y empresariales, entre las que se cuentan dos empresas mexicanas de telecomunicaciones, Axtel y Megacable, cada una con 4% de participación en el proyecto. Las autoridades no informaron el monto de la inversión comprometida por el consorcio ganador, pero un documento exploratorio realizado en 2013 por el órgano regulador de  las telecomunicaciones (Comisión Federal de Telecomunicaciones, hoy Instituto Federal de Telecomunicaciones, IFT) previó una inversión de alrededor de 6,700 millones de dólares (mdd) y la instalación de hasta 19,000 radiobases en todo el país.

A diferencia de las redes tradicionales de telecomunicaciones, esta red compartida comercializará sus servicios a otros operadores y a mediados de diciembre el director de operaciones de AT&T, Carlos Blanco, señaló que una vez que inicie operaciones en 2018, podrían considerar usarla para incrementar su capacidad.

El calendario de la licitación indica que hacia finales de enero se realizará la firma del contrato de asociación público-privada (APP) con el que iniciaría formalmente la instalación de dicha red, aunque el proceso está bajo las inconformidades de Rivada, empresa participante en el proceso de licitación y quien ha interpuesto un recurso de amparo contra el resultado de la licitación, que deberá resolverse este mismo mes. 

TE RECOMENDAMOS: Inicia red compartida; Altán colocará 7 u 8 torres por día

El otoño del año pasado vio el inicio de transmisiones de Imagen Televisión, la cadena de televisión abierta que comenzó sus transmisiones el pasado mes de octubre y que busca cubrir con su señal 123 localidades del país. 

Hacia el otoño su cobertura alcanzó una treintena de localidades, de acuerdo con una consulta realizada por este reportero ante el IFT.

Para este proyecto el Grupo Imagen Multimedia, empresa propietaria de la nueva cadena, invertiría alrededor de 10,000 millones de pesos (mdp), aunque esta inversión llega justo cuando Televisa y TV Azteca registran contracciones en las ventas de anuncios y la restructuración en sus barras de programación para atraer anunciantes y estimaciones del IFT indican que pasarán años antes de que Imagen Televisión alcance el punto de equilibrio.

El verano de 2016 marcó el inicio de la licitación IFT-4, que consiste en 191 frecuencias para radio FM y 66 en la banda del AM. Este proceso culminará en marzo con los fallos correspondientes a los ganadores. Con esta iniciativa se pretende estimular la inversión en radiodifusión en ciudades pequeñas y medianas del país, según Alejandro Navarrete, titular de la Unidad de Espectro Radioeléctrico del IFT, “por 22 años no se han otorgado concesiones de radio en FM, por lo que consultamos qué localidades podrían tener nuevas emisoras de radio. De allí salieron las localidades para las que se realizará la licitación”, señaló el funcionario en entrevista realizada la primavera del año pasado.

El valor mínimo de las concesiones varía desde los 1.7 mdp para Acapulco hasta 3,000 pesos para Mahahual, en Quintana Roo. En este caso, la inversión se concentrará en 151 localidades de 28 estados del país. Con costos tan bajos se espera incentivar la llegada de nuevos empresarios al sector, “queremos que la parte monetaria no sea la dominante y mejor promover un servicio de telecomunicaciones y despertar el interés de empresas locales que quieran entrar en el negocio”, señaló Alejandro Navarrete.

Finalmente, en 2016 inició el proyecto para poner a disposición de los operadores de tele- comunicaciones infraestructura del Estado como los postes de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y las azoteas de los edificios propiedad del gobierno federal. En el caso de los postes, en agosto de 2016 la Comisión Reguladora de Energía (CRE) anunció que se encargará de regular y poner a disposición de las empresas más de seis millones de postes eléctricos en el país y Guillermo García, comisionado de la CRE señaló durante el anuncio del inicio del proyecto que para diciembre el organismo ya tendría capacidad para ofrecer los postes a los operadores. Sin embargo una fuente gubernamental, quien conoce la situación y solicitó el anonimato, dijo que el proceso se podría extender hasta el primer trimestre de este año.

En cuanto a la puesta a disposición de los operadores de la infraestructura federal, después del anuncio realizado en mayo, el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (IDAABIN), responsable del proyecto, publicó en diciembre un listado de 58 inmuebles con superficies disponibles para los operadores de telecomunicaciones, aunque la promesa original era censar y poner a disposición de los operadores hacia fin del 2016 unas 20,000 instalaciones del gobierno federal. 




2017: la inversión privada entra en escena

Este año, la iniciativa privada invertirá en infraestructura del sector según Enrique Melrose, excomisionado en la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) y actualmente catedrático del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), “las reformas regulatorias del sector telecomunicaciones ya dieron todos los efectos que podían dar, además de que las finanzas del Estado vivirán constante austeridad”. En 2017 las empresas de telecomunicaciones tendrán que incrementar su infraestructura para atender la creciente demanda, tal y como lo están haciendo Axtel y Megacable al participar del proyecto de red compartida.

Una parte de la inversión de las empresas de telecomunicaciones en México provendrá de empresas como AT&T, quien se comprometió a invertir 3,000 mdd hasta el 2018 para incrementar el alcance de su red y cubrir hasta 100 millones de mexicanos.

Otras empresas como Telum, compañía regiomontana especializada en servicios corporativos de telecomunicaciones, han incrementado sus operaciones en otras regiones del país. Su director de producto y mercadotecnia, Matías Bahena, señaló en octubre, durante el anuncio del inicio de sus actividades en el Valle de México que responde al panorama económico, “algunos clientes regionales están creciendo, pero además detectamos una necesidad creciente de servicios de datos en las empresas del centro del país a medida que digitalizan sus operaciones”.

Incluso pequeñas empresas como Gigacable, basada en Aguascalientes, está considerando inversiones para mejorar su red de fibra óptica, según Victoria Soto, su gerente de mercadotecnia. “Nuestra red es totalmente de fibra óptica, por lo que nuestra demanda en la ciudad está creciendo y debemos incrementar el alcance de nuestra red”, declaró.

La demanda de los servicios de telecomunicaciones que impulsará la inversión parece ser de las pocas áreas de la economía inmunes a los embates económicos según el analista económico Francisco Gutiérrez, “la demanda de los ser- vicios de telecomunicaciones no dependen del comercio exterior y su demanda difícilmente dejará de crecer por lo importantes que son, incluso si se presenta algún deterioro en la economía mexicana”.

Sin embargo, el desarrollo del sector estará afectado por la disminución en las expectativas económicas causadas por la llegada de Donald Trump y la desconfianza causada por la presente administración, “los fundamentos de la economía son razonablemente estables, pero la conducta del presidente electo Donald Trump podría derivar en medidas que afecten las expectativas económicas, y disminuir la cotización del peso frente al dólar” dijo Gutiérrez


TE RECOMENDAMOS: Ifetel pide unidad y sumar esfuerzos ante Trump

Esto, a su vez, podría incidir en la adquisición de infraestructura por parte de las empresas de telecomunicaciones y de equipos terminales como smartphones a las empresas del sector, que podrían incrementarse de precio y por ende, ralentizar la demanda.

El crecimiento del mercado de las telecomuni- caciones y de las inversiones de infraestructura en el sector no sólo dependerá del consumidor nacional, sino de los avatares económicos que vendrán en los meses por venir y la capacidad de la economía mexicana para librar obstáculos inesperados.