Sin sorpresas, filtraciones de evasión: SAT

Los nombres filtrados en Panama Papers y BahamasLeaks no sorprendieron al Servicio de Administración Tributaria (SAT) y, en muchos casos, ya se habían llevado a cabo acciones, dijo el jefe del SAT.
El jefe del Servicio de Administración Tributaria.
El jefe del Servicio de Administración Tributaria. (Juan Carlos Bautista)

Ciudad de México

Los casos de Papeles de Panamá y BahamasLeaks no sorprendieron al Servicio de Administración Tributaria (SAT), pues lo que ilustraron y señalaron fueron nombres muy específicos sobre los cuales, en muchos casos, ya se habían llevado a cabo acciones y se habían tenido resultados concretos de esas revisiones, dijo el jefe del SAT, Osvaldo Santín, en entrevista con MILENIO.

“Solamente que en algunos temas se aportaron elementos adicionales que fueron incorporando dentro de la información institucional para determinar en qué momento o en qué cuestiones tiene que intervenir”, dijo.

Detalló que el SAT toma medidas de manera permanente, pero no las hace públicas porque están protegidas por el secreto fiscal; no obstante, dentro de su misión y mandato está el de realizar las acciones de manera continua e institucional, para identificar cualquier tipo de desviación u omisión en el incumplimiento que hagan los contribuyentes, y para eso se tienen mecanismos de intercambio de información con otros países.

En ese sentido, Santín, quien apenas el pasado septiembre tomó las riendas del SAT, mencionó que en este momento eso es incipiente porque es algo nuevo pero, dijo, México ha jugado un papel muy importante para promover el flujo de información entre los países para ser más efectivos en la identificación de esas conductas, pero es de ahí que se hacen operaciones de identificación, cruces de información y solicitudes a países específicos con respecto a casos particulares.

En la entrevista, dijo que en Veracruz se inició una investigación para identificar a empresas que presuntamente no tenían una existencia real, por lo que se iniciaron 21 querellas por supuesta información falsa que fue proporcionada por el Registro Federal de Contribuyentes, de las cuales hay una orden de aprehensión ejecutada y varias más están siguiendo su proceso judicial.

No bajará recaudación

Aunque persiste alta volatilidad que en los mercados financieros y un complejo entorno internacional, el SAT no considera que la economía mexicana se vaya a debilitar ni que, por tanto, la recaudación tributaria disminuirá, pues confía en que el próximo año el país seguirá creciendo, gracias a fortalezas internas como las reformas estructurales.

Santín señaló que existen riesgos de naturaleza financiera que pudieran suponer que las condiciones internas se verán afectadas, como la inminente alza en su tasa de interés de referencia que hará la Reserva Federal de Estados Unidos, el lento crecimiento de la economía mundial y factores geopolíticos, especialmente el proceso electoral en la Unión Americana; sin embargo, “las fortalezas de México siguen siendo muy evidentes”.

“Las estimaciones de crecimiento para el año que entra son realistas, ancladas en las fortalezas internas que tienen que ver con la estabilidad y con el manejo responsable de las finanzas públicas”, y están en línea con la meta en materia de recaudación que se está planteando para el próximo año, de 2.7 billones de pesos, “es alcanzable y estaremos trabajando para observarla”, comentó.

Dicha meta, abundó, está sustentada en primer lugar, en el crecimiento de la economía y, en segundo lugar, en las eficiencias que estima todavía son alcanzables, derivado de todo el proceso de modernización tecnológica, de facilitación en el cumplimiento de las obligaciones y de un control más asertivo en el cumplimiento de las obligaciones de los contribuyentes.

Reiteró que, en línea con el compromiso del presidente, Enrique Peña Nieto, no habrá nuevos ni mayores impuestos, con el objetivo de dar estabilidad al marco fiscal, en el sentido de que para los negocios sea previsible conocer cuál será la carga tributaria que habrán de enfrentar para tomar las decisiones de inversión bajo condiciones de certeza.

Dijo estar convencido que la reforma energética todavía tiene potencial para seguir generando oportunidades de inversión e ingreso de capital para financiar estas inversiones; además, resaltó que con la reforma en telecomunicaciones se han visto entradas importantes de nuevos jugadores, por lo que también confía en que ésta propiciará entradas importantes de capital, dado que está por licitarse la red compartida.

Respecto al tipo de cambio, dijo que si bien ha tenido alta volatilidad, esto ha mejorado la posición competitiva de las exportaciones mexicanas, y en la medida que la economía de Estados Unidos no se desacelere y que  podamos tener buenas noticias en el resto del mundo, el sector exportador, que hasta ahora no ha tenido un buen desempeño, puede convertirse en un motor adicional que genere crecimiento en los próximos años.

Referente al impacto que tendría en la economía nacional, en el comercio y, por tanto, en la recaudación tributaria el hecho de que Donald Trump ganara los comicios del 8 de noviembre en Estados Unidos, el jefe del SAT explicó que es necesario conocer cuáles son las acciones y las decisiones que pudiera tomar el nuevo presidente; no obstante, considera que la relación entre ambos países es tan sólida, importante y estratégica que actitudes en contra son poco viables.