Baja concentración en la banca aumenta los créditos

México tiene un nivel de concentración bancaria inferior al de países desarrollados; al haber más competencia se incrementan los créditos otorgados con tasas de interés competitivas.
ABM
El nivel de concentración de la banca en México es de 57%, contra 94 por ciento de países como Suiza.

Ciudad de México

El sistema financiero mexicano tiene niveles de concentración más bajos que países desarrollados, debido a que en los últimos años se ha registrado una mayor participación de mercado de los bancos más pequeños, aseguró Luis Robles Miaja, presidente y director general de BBVA Bancomer.

El también vicepresidente de la Asociación de Bancos de México informó que, de acuerdo con datos del Banco Mundial y al tomar en cuenta los activos de sus tres principales intermediarios, el sistema bancario mexicano tenía hasta 2010 un nivel de concentración de 57.5 por ciento, cifra que es muy lejana a los niveles de países como Suiza, que tiene 94 por ciento; Alemania, 78.1 por ciento; Francia, 62.7 por ciento, y Reino Unido, 57.6 por ciento.

En entrevista con MILENIO, Robles Miaja explicó que incluso la participación en los activos de los tres principales bancos mexicanos (Banamex, Bancomer y Santander) ha mostrado una tendencia a la baja en los últimos ocho años, porque si bien en 2006 tenía una concentración de 61 por ciento, a diciembre del año pasado este indicador se redujo a 51 por ciento.

Además, dijo que la concentración de la banca en México, según el Índice Herfindahl-Hisrchmann, es mucho más bajo en relación con otros sectores de la economía, al alcanzar un nivel de mil 684 puntos, contra 7 mil 651 puntos que tiene la telefonía fija, 7 mil 235 puntos del sector cemento o 7 mil 180 puntos de la televisión abierta, según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos al cierre de 2013.

Asimismo, recalcó que si se toma en cuenta la participación de otros jugadores dentro de otros mercados relevantes, como el de las tarjetas de crédito, por ejemplo, la concentración se reduce en una tasa promedio de casi 40 por ciento.

Recordó que en 2000, 80 por ciento de las tarjetas de crédito que había en el país eran propiedad de Bancomer y Banamex, pero a la fecha esa cifra es cercana a 50 por ciento.

Dijo que esa misma competencia ha permitido que se haya aumentado el número de créditos otorgados en todos los rubros, con tasas de interés competitivas y a la baja, incluso con mejores condiciones que en otras opciones no bancarias y no reguladas, como las casas de empeño, cuyo costo anual total promedio es de 257 por ciento, frente al promedio de la banca de 42 por ciento.

En ese sentido enfatizó que la banca mexicana muestra una tendencia a la baja en el cobro de las comisiones, pues en 2007 se cobraba en promedio 2.4 por ciento por cada peso prestado, pero al cierre de 2013 esta comisión se redujo a 1.6 por ciento.

El ejecutivo reiteró que el crédito bancario al sector privado ha aumentado desde el año 2000, al presentar tasas de crecimiento hasta de casi tres veces el producto interno bruto, pues, por ejemplo, en la cartera vigente ha subido en el segmento a empresas, al pasar de 32 por ciento del total del crédito hasta alcanzar 47 por ciento al cierre de 2013. En contraparte, el crédito al gobierno se redujo de 52 por ciento en 2000 hasta 14 por ciento en 2013.

Por ello consideró que la mejor manera de incrementar el crédito es elevar el crecimiento económico, beneficio que se logrará si se remueven las limitantes estructurales que tiene el país, como la creciente informalidad y la alta concentración de la actividad productiva.